G.P de Le Mans – Carrera MotoGP

Tras cuatro victorias en cuatro carreras, con la pole, el warm up y la confianza por las nubes sólo se podía ver si Marc iba a conseguir la quinta consecutiva.

Y cuando se apagó el semáforo se vio cuál era la intención de cada uno de los pilotos. Ya apuntaba Pol que él no aspiraba al podio y que no tenía el ritmo, aunque lo intentaría, por su parte Dovi decía que estaba mejor la moto a una vuelta, pero que no era lo mismo en distancia de carrera. De la carrera que se había iniciado poniendo la Ducati bien arriba, con Bradl, Pol y Valentino. Márquez se veía forzado a hacer un recto por que le metieron la moto en un interior que le forzaba a recuperar.

Sabedor de la situación Valentino Rossi superó a Pol Espargaró, que se instaló a rueda del italiano para intentar llegar a Dovi y Bradl.

Mientras Lorenzo, Dani y Marc viajaban en la séptima a la novena plaza. Dando buena cuenta Lorenzo de Bautista y Márquez de Rossi. Y eso sólo con tres vueltas de carrera. En esa vuelta Iannone se iba al suelo.

El primer y segundo asalto de Rossi al liderato de la carrera fueron infructuosos, porque Dovi los devolvió y hasta la tercera no lo consiguió de fomra algo más definitiva. Quedaba mucha carrera.

Pol, valiente y apreniendo, en la segunda chicane desplazó lo justo a Bradl para clavarle un interior de libro que le colocaba en la tercera plaza del podio.

Márquez, recuperando, ya había pasado a Bradley Smith y se iba tras la rueda de Lorenzo. Por delante un Pol crecido se ponía segundo y se intentaba distanciar de Bradl y Dovi. Que se iba descolgando ya que la Ducati, como él había anticipado, es un animal diferente en carrera.

El italiano era superado por el exterior por el talento de Cervera, que estaba recortando la diferencia con los de delante a un ritmo que sólo es es capaz de hacer. Contrastaba con los problemas que tenía su compañero de equipo para hacer el come-back, que debía ser por la mala puesta a punto y la operación sufrida.

Bien y estable Rossi en la cabeza trataba de abrir hueco para tratar de hacer más difícil la recuperación que tenía que hacer Marc. Que pasaba ya a Bradl para establecerse en la tercera plaza y atacar a un gran Pol Espargaró que tendría que discutir la tercera plaza con el alemán del LCR.

Una vez estando a rueda de Rossi no atacó el de Honda, pero un error de pilotaje del italiano le dejaba en primera posición, consumando así una recuperación desde la novena plaza.

La parte del tercero hacia atrás era una lucha entre Pol y Álvaro Bautista por la última posición de podio y ya a más de dos segundos de ellos peleaban Jorge y Dani con un Bradl que se había ido hacia atrás por un error en una frenada en Garage Verd.

La única lucha interesante era por la tercera plaza, en la que se reeditaba de alguna manera el duelo entre el Atlético de Madrid y el Barcelona. ¿De parte de quién iba a caer esta vez?

Seguramente la experiencia de Bati hizo que poco a poco se separase de Pol de una forma lenta pero progresiva y dejándonos sin espectáculo, por lo que teníamos que ir a buscarlo más atrás. Y era Aleix Espargaró el que en un grupo de 4 motos iba superando a las dos ducati y a la Tech3 de Smith para ponerse octavo. Era el grupo en donde estaba la lucha. Este chico se merece y se gana una buena moto. Una puntera.

Mientras tanto en la soledad de la cabeza estaba Marc, con más de tres segundos sobre Valentino y con dos o tres décimas de ritmo mejor que el nueve veces campeón. Consiguiendo así la quinta victoria consecutiva.

Rossi, de aplauso, no tuvo problemas para ganar la carrera de los demás y acompañar a Marc Márquez junto con Bautista.

De nota también Pol Espargaró en su primer año y Bautista, con material menos competitivo que el resto de los pilotos de la parrilla.

La anécdota es que Colin Edwards entró en la meta empujando la moto ya que se le había parado.

Y nosotros, prácticamente nos hemos quedado sin mundial.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.