Moto3 – Dos paseos de Quartararo dibujan a un campeón que revalidaría el título

Con doble carrera se presentaba el domingo la competición de Moto3. Unos con la intención de recortar puntos y otro, en singular, con la idea de seguir su marcha triunfal. Porque Quartararo sólo ha dejado de ganar una sola carrera, la segunda de Jerez, el resto lo cuenta por victorias.

La salida fue apretada como siempre, destacó la salida de María Herrera, que llegó a la frenada por el piano y cuando cerró para tomar la curva, habiendo recuperado tres posiciones, se tocó con Gabri Rodrigo yéndose al suelo y siguiendo con su mala fortuna en el Circuit.

Rodrigo, con quien se había tocado María, parecía que tendría que recuperar, pasando la primera vuelta en quinta posición. Le precedían un Ono que no había salido demasiado bien, Navarro y Marcos Ramírez. Aproximadamente un segundo le separaba de los que estaban luchando por la segunda posición. Porque la primera, otra vez más, estaba en manos de Fabio Quartararo, quien en 5 vueltas había conseguido 2,5 segundos de diferencia.

Rodrigo iba regalando segundos al grupo delantero por falta de ritmo, quizá el toque con María le había desconcentrado o provocado algún problema en la moto, porque los pilotos que venían por detrás parecía que lo iban a abrasar.

Lo interesante eran las pasadas y repasadas que se daban en el grupo de Navarro, Ramírez y Ono.

La carrera había entrado en aquella fase que es de estudio de la situación, cuando los pilotos ya se han ubicado en sus posiciones naturales y ven y miran qué y a quién tienen alrededor. De esta manera Fabio sólo se preocupaba de él mismo, el grupo que se jugaba el resto de posiciones de podio parecía que se podía convertir en cualquier momento en un grupo de dos, porque Marcos Ramírez tenía algún problema para seguir el ritmo. Pero no llegaba a desengancharse completamente.

Hasta nueve pilotos se habían llegado a juntar tras Gabriel Rodrigo y el hispano-argentino se las tenía tiesas con Remy Gardner, que lleva un CEV en franca progresión.

La última vuelta sólo sirvió para dirimir quién se iba a quedar con la segunda plaza y quién se iba a subir en el peldaño más bajo, porque Marcos Ramírez había finalmente cedido en su ritmo, dejando casi un segundo de margen a sus dos predecesores, que en las curvas 10 y 11 se ordenaron luchando y poniéndose la moto en paralelo. La lucha se decidió in extremis en favor de Navarro a pesar de Ono que entró en la recta de meta a rebufo de Navarro y, por la aceleración, casi superó al español.

Ahora quedaba la segunda carrera para tratar de que María Herrera se congraciase con el circuito y Gabriel Rodrigo también dejase atrás la mala suerte, pudiendo luchar por las plazas que se supone que deben hacerlo.


La segunda carrera de Moto3 se inició tras los accidentados episiodios vividos en las carreras de Superbike y de Moto2, por lo que se respiraba en el ambiente que el objetivo era superar la primera curva y, a partir de ahí, iniciar la carrera.

Este credo se lo repetía con toda seguridad María Herrera, que había durado en la primera carrera el tiempo de llegar a la primera curva. Se había concentrado para superar ese momento en esta carrera.

Gabri Rodrigo se ponía en primera posición, pero fue por muy pocas curvas, ya que Ono, Quartararo y Navarro lo pasaron antes de llegar a la curva 10. María Herrera optó por ser más conservadora y tratar de ganar plazas de una manera más progresiva.

Había que ser especialmente cautos ya que en las primeras vueltas de esta categoría son importantes los rebufos y llegaban en paralelo cinco motos a la curva 1. Quartararo se veía incómodo fuera de su habitual primera posición, por lo que en la vuelta número dos se puso en cabeza e intentó abrir hueco. En dos vueltas consiguió distanciarse un segundo de un grupo que estaba formado por siete motos que se iban intercambiando las posiciones. Especialmente se cambiaban las posiciones entre Navarro, Rodrigo y Ono, seguidos muy atentamente por Marcos Ramírez.

El piloto del RBA, Rodrigo, había aprendido de la carrera 1 dado que en recta pasaba a todos los pilotos que le precedían, y eso era porque había montado una sexta más larga. Eso le permitía mantenerse en posiciones adelantadas del grupo sin tener que sufrir en exceso durante el resto de la vuelta.

El piloto Aaron Canet se caía en “La Caixa”, quedándose en mitad de la pista, pero una extraordinaria intervención de los comisarios, retirando la moto y evacuando al piloto, evitaron una nueva bandera roja. Bandera que iba a ser segura dado que piloto y moto se encontraban en la trazada.

Por delante todo seguía igual, con Quartararo rodando constantemente más rápido que sus perseguidores, quienes iban haciendo pasadas al límite, con una agresividad sólo justificable por el arrojo que les da sus ansias de ganar a todo aquél que esté a su alrededor. Eso sí, la espectacularidad de ver las siete motos en paralelo, y tratando de pasarse unos a otros es lo que genera la pasión por este deporte.

A cinco vueltas del final, Navarro trató de dar un tirón para separarse un poco de la jauría que le seguía, tentativa que sistemáticamente le era negada por el desarrollo más largo de Rodrigo. Quien viajaba más retrasada de lo esperado era Herrera, a quien la confianza le fallaba un poco por las carreras vividas en este circuito durante la última semana.

Ono y Navarro fueron los únicos capaces de escaparse del grupo y, tal y como sucedió en la primera carrera, se jugarían las plazas de podio que Quartararo no quiere.

Entraba en la última vuelta el Mariscal Quartararo, dominador absoluto del fin de semana. Por la segunda posición se volvía a postular Ono, que precedía en unos pocos metros a Navarro. Hiroki esta vez cerraba la trayectoria de entrada de “La Caixa” para que no le repitiese la jugada de la primera carrera, y estuvo a punto de irse al suelo por ese motivo dada la pérdida de adherencia que eso provoca. Consiguió, esta vez sí, hacerse con la segunda posición de la carrera.

El grupo trasero fue comandado por Gabriel Rodrigo, que partía segundo, y en el que María Herrera llegó en octava posición. Tratando de lamerse las heridas y encontrar la confianza perdida.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.