Una carrera que se soluciona en la línea de llegada

Esta era la cuarta carrera para la categoría pequeña, tras Le Mans y las dos de la prueba inicial de Jerez. El francés Quartararo había dominado en los entrenos con casi medio segundo sobre sus perseguidores, pero no pudo plasmarlo en carrera.

 

Jorge Navarro estuvo inmenso

Esta era la única de las categorías que iba a tener una sola carrera, por lo que la tensión en los equipos iba a ser algo mayor que en el resto de categorías, no había lugar al error.

El líder del campeonato y campeón en título iba a partir desde la pole tras unos entrenamientos que dominó en todas las sesiones a excepción del Warm Up, que consiguió llevarse su compañera de equipo, María Herrera. Ella salía desde la novena posición. Gabi Rodrigo, el segundo en el campeonato, saldría 5º. Parecía que iba a poder defender la plaza frente a María, aunque no el recortar puntos sobre el francés de la pole.

La salida fue perfecta para Fabio, pero no tanto para sus compañeros de primera fila, cosa que aprovechó Gardner, aunque tenía que ceder la plaza tras el empuje de un fantástico Navarro, que incluso conseguía engancharse a la rueda de Quartararo.

En dos vueltas había dos carreras, la de la victoria y la del resto. Marcos Ramírez, Remy Gardener y Nicolò Bulega eran los que querían establecer su supremacía en el grupo trasero. El japonés Ono y Andrea Migno también querían su parte del pastel.

La lucha por la tercera plaza iba a ser espectacular. El grupo era de siete motos y se iban pasando unos a otros.

En la parte delantera Navarro no respetaba los galones de nadie y atacaba sin cuartel a un inteligente Quartararo, que le cedió la batuta para no entrar en guerras estériles.

El paso de las vueltas hizo que el grupo trasero sufriese alguna fractura, situación de la que Gabi Rodrigo salió mal parado yéndose hacia atrás y, por contra, una María Herrera que conseguía poco a poco escalar desde la novena posición hasta la quinta, estaba tercera del grupo.

Sorprendente Navarro, que precedía a un Quartararo que se esperaba que en la carrera se escapase, por el ritmo que había mostrado en los entrenamientos, pero como a Gabriel Rodrigo, algo diferente en los neumáticos le sancionó en su ritmo.

En un gesto de veterano, Navarro dejó pasar a falta de cuatro vueltas a Quartararo. Como no se había podido escapar decidió estudiar a su rival. Podía salirle bien, o salirle mal, pero estratégicamente era lo que tenía que hacer.

A estas tempranas edades la paciencia es un bien escaso y caro, y sólo una vuelta después Marcos atacó de nuevo a Fabio. Le superaba en la curva 1 con facilidad, intentando un nuevo tirón. Se veía que estaba atacando sobre la moto.

A falta de dos vueltas se podían contar hasta nueve motos en el gurpo trasero. La lucha era sin cuartel ni compasión, se había llegado a la última vuelta con un “quítate tú que me pongo yo”. Cada frenada una locura.

Los dos de cabeza parecía que se pelearían en la frenada de la larguísima recta del circuito aragonés, y en ella el que salió victorioso fue Marcos, sorprendiendo a todos al mantener la posición, pero sin contar con que en la curva Fabio iba a acelerar mejor y le superaba en la misma línea de meta por 0.029 segundos ¡veintinueve MILÉSIMAS! Tremendo.

En el grupo trasero ha salido victorioso un Ono que se mantuvo discreto en el grupo hasta que llegó el momento de aparecer en los papeles, llevándose el gato al agua.

Ahora los pilotos se prepararán para velar las armas para el próximo fin de semana de competición, que será en Montmeló.

 

[wzslider autoplay=”true”]

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.