Gana un Maverick que quiere el subcampeonato, como poco.

Tito Rabat se enfrentaba a su primera oportunidad de ser campeón del mundo, aunque era complicado por la diferencia que requería con respecto a Mika Kallio, sin embargo la carrera ha sido complicada y ha sabido obtener beneficio de la situación que le permitirá proclamarse campeón en la siguiente carrera con terminar la carrera no perdiendo más de 16 puntos con el finés.

Viñales, un piloto de domingos

Tras un inicio de carrera que fue movido y disputado se había quedado en cabeza un grupo que conformaban los dos pilotos del Marc VDS, Viñales, Lowes y un revivido Lüthi, que venía de ganar en Japón.

Contínuamente Rabat tenía problemas en la curva 4 y no ha sido capaz en toda la carrera de marcar su ritmo de vuelta a vuelta demostrado en los entrenamientos, cosa que le hacía perder plazas, incluso de ir liderando pasar a ser quinto y último del grupo.

Luthi ha vuelto a estar a un gran nivel, incluso ha liderado en algún momento la carrera, sabiendo y pudiendo aguantar el ritmo durante las 25 vueltas a las que se disputaba la categoría de Moto2.

Kallio, frío como pocos, ha sabido siempre recuperar cuando ha llegado a perder algunos metros debido a su mala relación con los neumáticos duros, a pesar de que el resultado final no ha sido la que deseaba. Sus errores en la curva 4 eran una constante y finalmente ha acabado la carrera por detrás de Tito Rabat, pegado a él pero sin capacidad para intentar un último adelantamiento.

De hecho, a falta de 8 vueltas para el final y liderando Kallio, sufrió un trallazo en la parte posterior de la moto que le llevó a la última plaza del grupo y además perdiendo distancia con el grupo. Momento a partir del que pareció diluirse.

A cuatro vueltas para acabar fue Viñales el que dio un tirón que le puso a una diferencia de poco más de medio segundo. Sam Lowes que se deshinchaba y perdía contacto con el grupo de cabeza. A pesar de eso, gran carrera para el Inglés, que ha obtenido su mejor resultado de esta campaña.

En la última vuelta Lüthi se ponía por delante de Rabat mientras en el horizonte Viñales se había convertido en una pequeña mancha amarilla. De esta forma quedaba Rabat justo por delante de su compañero de equipo, por lo que la consecución del título va a tener que esperar a una segunda oportunidad que vendrá en Malasia, ya que el finés había salvado la primera bola de partido.

Al bajarse de las motos un malhumorado Kallio se escabulló de las celebraciones, decía que había tenido problemas toda la carrera con el grip en la rueda trasera. Mientras, Tito, declaraba que tenía problemas con el viento en la curva 4, en la que cometió todos los errores que le relegaron a la tercera plaza de la carrera y condicionó su ritmo de carrera.

Viñales, que parece estar creciendo como piloto, ha dicho que su confort en la moto ha ido progresando y que al final de la carrera no le ha molestado el viento. Gran capacidad de adaptación la del piloto de Roses.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.