La gasolina “seca” las opciones de victoria de Tito

Tito Rabat salía a pista ya como campeón del mundo, con una decoración especial en su carenado: la moto completamente negra y los logotipos del equipo y publicitarios en color dorado. Esa era la manera de celebrar, en pista, el título conseguido en la gira asiática por parte del equipo.

Tito se quedó sin gasolina en la recta de meta

La salida fue limpia, si bien en la mitad del pelotón, una vez superada la segunda curva, un toque llevaba a Cortese a terminar su carrera en la grava.

En la segunda vuelta Maverick llegaba muy pasado a la última curva, tanto que hacía que se llevase por delante a Mika Kallio. Esto hacía que la lucha por el sub campeonato se cerrase de la peor manera posible, con los contendientes en el suelo.

La carrera fue un tú a tú entre Tito y Lüthi, una carrera entre Kalex y Suter. Era una carrera importante para la marca suiza ya que está sufriendo el éxodo de los pilotos y equipos a su marca rival.

Toda la carrera se vivió en estas posiciones

Por detrás Zarco se había construido una isla para no sufrir por la tercera posición, dado que tampoco podía abordar a los dos pilotos que le precedían.

Únicamente animaba la carrera la remontada que estaba protagonizando Luis Salóm, que a la postre terminaría en una fantástica cuarta posición. Para ello tuvo que superar a Lowes, remontado hasta la rueda de Siméon, con quien atrapó a Aegerter y, tras superar al suizo, también dio buena cuenta del piloto belga. Buen final para el que tiene que ser uno de los animadores de la próxima temporada.

Delante no hubo lugar para que Lüthi superase a Rabat, porque cada vez que lo hacía se veía obligado a irse ligeramente largo, cosa que aprovechaba el ya campeón para recuperar la primera plaza. Así sucedió de nuevo en la curva Doohan en la que era la última vuelta, de forma que Tito pudo abrir una diferencia de seguridad con su rival, que no tuvo la opción de meterle la moto en ningún momento, pero en la recta de meta se vivió la tragedia. O comedia, ya que Tito viajaba ya con la corona puesta, porque la victoria se la llevó Lüthi debido a un error de cálculo en el consumo. Tito se había quedado sin gasolina en los últimos metros de la última vuelta en la última carrera.

Un acontecimiento que se quedó en anécdota y que no hizo que perdiese la sonrisa el piloto de Barcelona, quien compartió la confidencia y risas con el piloto que le arrebató la victoria.

El año próximo más emociones, con Tito defendiendo el título de Moto2, cosa que se hará por primera vez en la historia.

Se ha comentado que el Marc VDS quiere tener en MotoGP una segunda moto en 2016, para subir a Tito. Ojalá sea así.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.