Pretemporada 2015: Márquez deja a Miller sin factor sorpresa

Si echamos la vista atrás hasta la temporada de debut de Marc Márquez en MotoGP recordaremos que, además de la simpatía que gozaba, la pregunta era “hasta dónde podría llegar”. Aunque en ningún caso se le consideró como aspirante serio a un título que finalmente se apuntó.

 

Miller con Lucio y técnicos de HRC y su equipo

Para comprender que las cosas no van a ser sencillas para Miller, vamos a tener que mirar atrás y ver cómo fue la primera temporada de Marc Márquez.

Y es que parecía que todo el mundo tenía ilusión por volver a ver a un debutante a lomos de una moto oficial. No en vano era el tipo por el que se había derogado la norma “anti-rookie”, con la que Dorna pretendía que pasasen, antes de ser oficiales, por los equipos satélite en un intento de enriquecer la parrilla. Honda quiso tener a Marc sobre su moto oficial y trabajó por ello.

Cuando terminaron los tres primeros días de test en Sepang-1, que fueron del 5 al 7 de Febrero de 2013, resultaba simpático ver a Márquez en una cuarta plaza absoluta. Si bien muchos pensaban que era por la diferencia de moto, al fin y al cabo era el último de los pilotos oficiales. Ducati a parte.

De hecho Lorenzo, Rossi y Pedrosa comentaban que sí, que sería un piloto rápido, que a partir de la segunda mitad de temporada iba a costar quedar por delante de él, o que iba bien pero que tenía que aprender muchas cosas sobre la electrónica. Declaraciones políticamente correctas pero que no situaban a Marc como un aspirante al título, por lo menos a ojos de sus rivales.

Y empezó en el podio pero quedando por detrás de los dos pilotos de Yamaha en Qatar, y venció en su segunda carrera en Austin. Luego el famoso toque con Jorge Lorenzo en la última curva de Jerez, la remontada en agua en Le Mans y el cero de Misano.

En ese momento todo el mundo esperaba que Marc bajase su rendimiento y se redujese su regular presencia en el podio. Se estaba esperando que empezase a pinchar, pero ese pinchazo nunca llegó, para sorpresa de todos y el ‘rookie’ acabó consiguiendo el título.

Miller está determinado a trabajar al 100%

Todo lo anterior nos deja un paddock desconfiado ante los nuevos talentos, y Miller lo es, porque nadie quiere que le vuelvan a coger desprevenido. Nadie va a dejar el más mínimo margen de confianza a Miller, de manera que estarán todos pendientes de él.

Jack está siendo víctima del síndrome que ha generado Marc, y esa atención hacia el australiano se va a convertir en un marcaje que no permitirá que dé sorpresas y, en caso de destacar en algún momento, no va a tener tanto espacio como lo tuvo Marc.

Gabbarini ya hizo campeón a otro australiano, Stoner.

Además de ser vigilado será estudiado para ver qué aporta a la categoría, porque si algo tiene Miller diferente de Marc es que no viene forzado por la “escuela de Moto2”.

Ese estilo de pilotaje, que se deja notar en el propio Márquez, Pol, Bradl o Redding, se trabaja mucho en lo que se refiere a llevar su peso lo más adelante posible y que el centro de gravedad haga que la moto se equilibre lo más cerca posible del tren delantero, dejando más libre el tren trasero para hacerlo derrapar y acortar el tiempo en curva. Esa situación es la que más ha penalizado a Pol, dado que Yamaha no permite ese estilo de pilotaje y que el chasis de Honda ha potenciado para Marc, junto con un neumático delantero de Bridgestone con un agarre y apoyo increíbles.

¿De qué será capaz Miller sin haber sido marcado por el mismo estilo que tienen sus rivales? ¿Es acaso lo que está buscando HRC, un piloto de talento innato que explote sus virtudes sin que hayan sido adulteradas? ¿Se trata de una apuesta, o de un experimento?

Pero a pesar de que el éxito de Márquez haya puesto los focos sobre un Miller que apenas tendrá espacio para la sorpresa, tiene el carácter y la personalidad adecuados para esta situación.

Jack ya se divierte con su moto

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.