Análisis del campeonato tras Sachsenring: la situación ante el parón estival

Te hacemos una radiografía de la situación actual del campeonato

De las nueve carreras que se han disputado hasta ahora, Sachsenring nos ha dado la segunda carrera de la temporada en que la moto ganadora no ha sido una Yamaha.

Hasta ahora las victorias se reparten entre Lorenzo (4), Rossi (3) y Márquez (2). De momento el líder es Rossi con 179 puntos para aventajar en 13 puntos a Lorenzo, que tiene 166, y en 65 a Márquez. El de Honda se ha puesto con 114 puntos tras la victoria en Sachsenring.

Ya estuvo cerca de ganar en Assen, y ahora ha sido el justo vencedor de una carrera en que se sabía que iba a ganar una Honda incluso antes de disputarse. Faltaba por ver cuál iba a ser el nombre del piloto que inscribiese la Honda en la primera plaza.

No es que Honda haya solucionado los problemas que tenían con el regreso al chasis de 2014, sino que las características de la pista enmascaran dicha problemática. Ha habido circunstancias que han hecho que Honda fuese la marca menos desfavorecida en este trazado, de una parte está el que no haya más que dos frenadas fuertes: la del final de recta de meta para abordar la curva 1 y la de la bajada del tobogán que da acceso a las dos curvas de izquierda antes de la meta.

Además, y según los expertos, el resto de marcas se han encontrado con una pista que ha ofrecido poco agarre y no han podido exprimir la tracción que normalmente tienen cuando abren gas con la moto inclinada. Seguramente ese ha sido el motivo de que Suzuki no haya estado donde se esperaba, máxime en un circuito en donde no se requieren tantos caballos al no haber grandes rectas. Lo mismo ha pasado para las Yamaha y las Ducati.

Es por esto que Marc dice que está bien ganar, pero que tienen que trabajar para seguir mejorando, porque la moto no ha superado los problemas que tuvo, por ejemplo, en Catalunya. Se ha conseguido suavizar la respuesta del motor con la electrónica, que ya está congelada y no se va a poder seguir trabajando en esa línea, y tratarán de dar pasos en el test de Mugello en donde probarán piezas de la moto de 2016. Del resultado de esas pruebas decidirán qué componentes usarán esta misma temporada.

Parece que Márquez está todavía con la ambición de seguir luchando por el título, aunque para ello tendrá que contar con la aportación definitiva de Dani Pedrosa para conseguirlo. Dani fue el artífice silenciado del primer título de Márquez.

El problema que ahora tiene Márquez es que no es una lucha como en 2013 en que consiguió ventaja de puntos en ausencia de sus rivales, o por su aplastante superioridad como en 2014. Esta vez tiene que luchar con cierto punto de desventaja para ganar el campeonato, y no sólo con un rival como fue Lorenzo en 2014, sino que esta vez tiene que luchar contra el propio Lorenzo y también contra un espléndido Rossi. Il Dottore no estuvo cerca de los contendientes por el título hace dos años, el pasado fue el mejor detrás de Márquez, y este lleva la ventaja en la tabla de puntos que le puede hacer campeón.

De momento el de Tavuglia ha conseguido estar en el podio en todas las carreras de la temporada, y si lo llevamos a la temporada pasadas podemos decir que hace trece grandes premios que Valentino tiene plaza fija en el cajón. Eso es casi toda una temporada.

El rendimiento del más veterano de la parrilla hace que aventaje a Márquez en más de dos carreras, bastante difícil de remontar. Pero es que no es sólo Rossi, sino que Lorenzo también le lleva más de dos carreras de ventaja al bicampeón más joven de la historia. ¿Realmente van a fallar tan estrepitosamente los dos pilotos de Yamaha? Aunque es posible, resulta realmente difícil de creer.

Es por eso que en esta carrera hubo más de un ganador. De hecho los tres que estuvieron en el podio fueron ganadores de sus respectivas carreras. Uno por pasar como primero bajo la bandera de cuadros, otro por haber sido competitivo de nuevo tras una agresiva e invasiva intervención y el otro ganó la carrera que da ventaja para ser campeón a final de temporada.

Sin embargo Lorenzo no ha acabado de ser un perdedor. Bridgestone ha traído a estas carreras neumáticos de fabricación 2014, el año en que Lorenzo no pudo explotar su pilotaje por las características de flancos reforzados en las gomas. De antemano se sabía que en los grandes premios de Assen y Sachsenring Lorenzo no iba a ser candidato a la victoria, pero la posición de Pedrosa por delante de Rossi le ha favorecido y sólo ha perdido tres puntos con su rival por el título. Aún puede optar a todo, de hecho lo razonable es pensar que sólo los componentes del Movistar Yamaha pueden luchar por la corona mundial.

En cuanto a Ducati ¿fue casualidad el principio de temporada? ¿inspiración transitoria?

Parece que el rendimiento de la ‘Rossa’ no está siendo el que las expectativas habían creado, sin embargo no hay que olvidar que cada vez que llegan a un circuito es la primera vez. Es cierto que existe una configuración base, pero también es cierto en que estamos en un nivel de competitividad que se mide todo en décimas, casi en milésimas. ¿Cuántas veces hemos escuchado lo importante que es tener datos de los años anteriores para poder ser competitivos?

Ni al inicio de temporada estaban tan mal, ni tan bien. De la misma manera que ahora no se puede decir que estén tan mal, sencillamente Pedrosa ha vuelto y Márquez ha podido regresar a una moto en que puede pilotar mejor.

De hecho, y midiendo de otra forma, en la carrera de Catar le sacaron 19 segundos a la Suzuki de Aleix Espargaró y 17 en Sachsenring. Se puede decir que las dos fábricas debutantes se mantienen en un nivel similar de progresión desde el inicio de temporada. Seguramente Gigi Dall’Igna no está nervioso, a pesar de que también es probable que no esté contento, pero como buen ingeniero sabe que todo proyecto conlleva unos peajes de juventud que es inevitable pagar.

Esos mismos peajes los está pagando la moto azul de Suzuki, aunque parece que en esta segunda mitad de temporada podrán contar con el cambio seamless. Aún no está determinada la fecha, sin embargo parece que podrá llegar en algún momento antes de terminar el año. Un año que está desesperando a un estratosférico Aleix Espargaró, que a una vuelta puede hacer ‘magia’ y que en carrera no puede hacer su ritmo ya que tiene que adecuarse al ritmo del pelotón en el que circula, y es ahí en donde la Suzuki no puede ofrecer las prestaciones que el de Granollers desea.

Quien ha dado muestras de una progresión espectacular es Maverick Viñales, que ha pasado de una distancia en la primera carrera de algo más de trece segundos a entrar pegado al colín de la moto de Aleix. Tremendo lo que está haciendo este chico y lo que puede llegar a hacer, si Davide Brivio consigue de los ingenieros de la “Big ‘S'” la potencia del propulsor que necesitan, sin comprometer la fiabilidad y manteniendo el rendimiento del chasis.

De Aprilia no hay nada que comentar, salvo que han dejado libre a un Melandri que parece que volverá a Yamaha. Para sustituirle vuelve Michael Laverty al campeonato, que ya era colaborador en el desarrollo de la moto de Noale. Aunque suena otro británico para la temporada de 2016, los rumores apuntan a Sam Lowes, quien no se siente del todo conforme con el tener que llevar una SpeedUp en Moto2.

Otro de los rumores que empieza a circular por el paddock, dado que el patrocinador que ha permitido al LCR contar con dos motos en el box se ha visto envuelto en problemas legales en Gran Bretaña, es que la moto de Jack Miller va a salir del box de Lucio. Ahora la incógnita está en ver dónde recalará el piloto australiano, que tiene aún dos años de contrato con la fábrica de Honda ya que es piloto oficial HRC.

Quién sabe si ocupará la plaza de Scott Redding, que está decepcionando incluso a su propio patrón y manager, Michael Bartholemy. Es cierto que la Honda se ha revelado como una moto que no es ni fácil ni buena, pero los resultados de Scott están muy por debajo de los obtenidos por Cal Crutchlow y también muy alejados de los Yamaha satélite del Tech3.

De los pilotos satélite hay una dura pugna entre los dos británicos, Bradley Smith y Cal Crutchlow, por ver quién será el mejor de los no-factory. Una liga en la que está resultando especialmente decepcionante la temporada de Pol Espargaró. Cierto que ha tenido problemas de síndrome compartimental, pero parece ser que no está en el nivel de lo que sería exigible para un piloto que es oficial de Yamaha. Aún debe perfeccionar su estilo para adaptarlo a la Yamaha, dado que esa moto exige una mayor suavidad en el pilotaje y Pol es un tipo aguerrido y de agresividad elevada en la conducción. Es su estilo natural.

Sobre las Ducati, es digno de mención lo que está haciendo Petrucci. El italiano está ofreciendo unas prestaciones altísimas, estando con frecuencia en el top10 con la “peor” de las Ducati. También Loris Baz está haciéndolo muy bien en su temporada de debut y está a sólo 4 puntos del líder de la categoría Open, Héctor Barberá, e incluso ha sido el primero en alguna carrera para esa categoría. Algo muy satisfactorio para él después de haber sido desestimado por otro equipo dada su talla.

Del pobre Álvaro y del Aspar, sólo desear que la segunda parte de la temporada sea mejor o, por lo menos, más llevadera.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.