Jorge Lorenzo empieza mal 2019 pero tiene un doble reto

El GP de Argentina no fue para Jorge Lorenzo como él mismo esperaba, según comentó a posteriori el mallorquín, en la salida de la carrera pulsó el limitador de velocidad por accidente y eso le hizo quedarse el último en la arrancada. Como si de una pesadilla se tratase, con un nefasto grip en el asfalto argentino, el balear consiguió únicamente ser 12º en la que fue su segunda carrera a lomos de la Honda RC213V del Repsol Honda.

Además de su desdicha con el limitador de velocidad Lorenzo confesó que no fue el único problema técnico de la carrera, puesto que además se le salió la goma del manillar izquierdo lo que le hizo más  difícil todavía la remontada.

A pesar de ese decepcionante resultado no hay que olvidar quién es Jorge Lorenzo, de dónde viene y de qué podría ser capaz a lomos de su nueva montura. Desde su debut en el Ducati Team hasta que por fin llegó su primera victoria fueron muchas las voces que tacharon el fichaje del 99 por la marca de Borgo Panigale de error, fue él con sus resultados (tres victorias que podrían haber sido más de no perderse la gira asiática) quien demostró que a lomos de aquella bestia roja podía ser un piloto competitivo.

Ahora Lorenzo vuelve a estar en el punto de partida, dos años más tarde intentando volver a demostrar que es capaz de ganar con la montura del Repsol Honda, algo que a día de hoy nadie debería dudar en vista del potencial que ha demostrado el mallorquín.

Nuevo objetivo: ganar al invencible

 

Uno de los datos que no debemos olvidar es quién es Jorge Lorenzo, en 2015 el español consiguió algo que hasta la fecha nadie ha vuelto a hacer: ganar un mundial ante Marc Márquez.

Ese 2015 Lorenzo ganó el  que actualmente es su último título mundial, pero lo hizo con una moto distinta a la de Marc Márquez, de cara a los dos próximos años el reto del 99 es ganar a Marc Márquez un mundial con su misma montura, un reto que  no se augura fácil pero sí prometedor.

Eso sí, ahora tenemos al frente a otro Lorenzo muy diferente, un hombre que conoce los secretos de la Ducati, que muchos creen que es la mejor moto de la parrilla y que busca un doble reto: ganar en MotoGP con una tercera marca y hacerlo ante Marc Márquez, el compañero de equipo más fuerte que podría tener actualmente.

A pesar de que no esté siendo competitivo en estas dos primeras pruebas del año el balear ha demostrado en pretemporada que es capaz de rodar cómodo sobre su montura y está por ver si puede hacerlo tan bien como para derrocar al actual rey de MotoGP con el que comparte box.

Algo hay claro, independientemente de lo que consiga el balear en su nueva aventura: es un acto de valentía enorme proponerse como compañero de equipo del hombre que domina MotoGP desde 2013 y que acumula seis años de experiencia con esa montura.

¿Ganar con tres marcas diferentes en cuatro temporadas?

A pesar de que ni la carrera del GP de Catar ni la de Argentina hayan ido como Jorge Lorenzo esperaba en lo que se refiere a resultados no hay que darle por perdido, el lobo acecha y tiene las armas para poder pelear por estar arriba.

Si finalmente el pentacampeón del mundo consigue este 2019 su primera victoria a lomos de la Honda sería la tercera marca con la que gana en cuatro temporadas, desde 2016 cuando se despidió con victoria de la Yamaha YZR M1, pasando por 2018 cuando ganó por primera vez con la Ducati Desmosedici GP18 a 2019 que de ganar alguna carrera lo haría a lomos de la Honda RC213V.

@SaraMon95

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.