El Movistar Yamaha se presenta y presenta a Maverick

La presentación se llevó a cabo en el Distrito Telefónica, en donde se lució todo el músculo por parte del patrocinador principal de Yamaha.

El auditorio estaba acondicionado con un aspecto oscuro para destacar los tonos azules del escenario, en él dos bultos a los que daban forma unas telas de color azul frente a una pantalla.

Cuando empezó la presentación saltaron al escenario Izaskun Ruíz y Dylan Gray para conducirla. Sin demasiada pérdida de tiempo introdujeron a los pilotos a quienes dirigieron algunas preguntas, tibias y protocolarias, para posteriormente dejar que se fuesen a vestir sus pieles para las que debían ser las fotos de la presentación. En el escenario tomaron la plaza los hombres del equipo que gestionan el mundial: Tsuji-san, Lin Jarvis y Massimo Meregalli.

En el apartado técnico Tsuji-San no desveló nada en concreto, sencillamente dejó claro que la moto tenía grandes cambios a nivel interno. Si bien entendía que no se notarían en exceso a partir de la apariencia, sí que han cambiado el chasis, el motor y la aerodinámica. Señaló este aspecto como complejo para ser compensado, tanto para ellos como para los demás fabricantes, y no se podría hacer una absorción de esa funcionalidad al 100% con lo que ahora mismo hay a disposición de los técnicos. Sin embargo confirmó que para Yamaha no es un problema, ya que la incidencia de los alerones era mínima.

El inglés Jarvis de nombre Lin, fue exigente al marcar objetivos: quiere volver a ganar los tres títulos. Se plantea reconquistar los triunfos de equipos y de fabricantes, además de decir que tiene dos opciones de ganar el título de pilotos. Jarvis afirma contar con la ambición, experiencia y calidad de Maverick para que oposite al título, por ello le han presentado como el inicio de una nueva historia en la familia Yamaha. 

Añadió que durante el invierno no han tenido apenas bajas en el cuerpo técnico de Viñales, por Juan Llansá al irse con Lorenzo, y que eso iba a ser un componente decisivo al no tener que aprender todos de nuevo.

Sobre Valentino Rossi comentó, básicamente, que está claro que es competitivo y que por supuesto puede conseguir el décimo título de su carrera.

Por su parte, Massimo Meregalli, dijo que desde luego que veía a Valentino y a Maverick luchando por el campeonato, y que el trabajo en el box estaba ayudando al desarrollo de la moto ya que el 90% de los comentarios que daba eran en la misma dirección que Rossi. Sobre Jorge Lorenzo apuntó que podría ser un candidato a ganar carreras, pero que aún viendo a Lorenzo competitivo, cree que le falta algo de experiencia a Ducati para estar luchando por el campeonato. 

Rossi también dijo haber sido sorprendido con las capacidades de Maverick. Que sabe que es un tipo con calidad y talento, pero que prefería que hubiese tardado un poco más en aclimatarse a la moto. Debido a ese rendimiento ya le señala como uno de los rivales a batir para conseguir el título, además de haber dicho que Maverick también iba a ser un bonito desafío para Marc Márquez. Cosa que dijo después de haber sido preguntado directamente sobre el duelo entre los dos españoles.

También dijo que hasta el final de 2015 tuvo una buena relación con Lorenzo desde que había regresado a Yamaha, y que ahora mismo estaba pasando lo mismo con Viñales y la buena salud de la relación. Utilizó los mismos argumentos que con Jorge, diciendo que iba a ser positivo para el equipo y el desarrollo de la moto el que hubiese un piloto de tanto talento al otro lado del box.

A pesar de su perfil bajo, la estrella de la presentación fue Maverick Viñales, de quien ya todo el mundo habla de él en clave de campeonato. Una de las cosas que más claro dejó es que se ha adaptado rápidamente a a moto, pero que sí que ha tenido que modificar su pilotaje. La Suzuki le permitía ser muy agresivo en las curvas, mientras que la Yamaha le requiere mayor tranquilidad y, sobre todo, precisión. Se une a la lista de pilotos que dice que la Yamaha perdona poco los errores, algo que echa de menos de la Suzuki.

También dijo que cuando te subes a una Yamaha, es que ya está claro que tienes que luchar por el título.

Los dos pilotos señalaron que ahora han de aprovechar los test para poder hacer la puesta a punto de la moto para poder llegar a Catar de la mejor forma posible, además de que con el paso de las jornadas de pruebas podrán saber dónde están en relación a los demás.

Señaló Valentino que, recordando la temporada pasada, espera que las carreras de Argentina y de Texas sean más favorables para no tener que estar tratando de recuperar diferencia, tal y como pasó en el 2016.

Viñales, con una humanidad que empieza a escasear en la élite de algunos deportes, deseó que Suzuki tenga una buena temporada y que Iannone pueda brindarles algún buen resultado.

Puedes ver nuestra galería de fotos aquí: Galería de fotos

@MotorluNews

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

You May Have Missed