WSBK Phillip Island: carrera#1 – Victoria de Laverty por delante de las Aprilia

Ha arrancado la temporada del Mundial de Superbikes en el circuito de Phillip Island, circuito que se convierte en el más de velocidad promedio más alto con la salida del calendario del mítico Monza. El campeonato se estrena al calor del verano austral, pero con un fin de semana de fuertes vientos que han complicado la conducción de los pilotos.

El de Phillip Island es un circuito muy divertido para la mayoría de pilotos, ya que se trata de un trazado de curvas enlazadas en donde la pericia del piloto será la que le permita llevar el motor lo más alto de vueltas posible para conseguir esas décimas de mejora respecto de los demás. Como ejemplo comentar que Alex Lowes debutaba en este circuito y rápidamente reconoció que le encantaba y que se divertía mucho. En la otra cara de la moneda está el hecho que es un circuito que, dada esa exigencia contínua de alta velocidad, provoca muchas caídas que te pueden dejar fuera. Este ha sido el caso de Sylvain Barrier que no ha podido estar en el estreno de la temporada, reenviando su primera salida a pista a Motorland Aragón el próximo mes de abril.

El primer podio de la temporada

En cuanto a lo que ha sido en sí la carrera, y tras una SuperPole que dejó no sólo la sorpresa de Sylvain Guintoli haciéndose con el reloj Tissot por marcar el tiempo más rápido seguido por una Ducati, sino que no se vió a las prometedoras Suzuki que en pretemporada habían estado marcando buenos tiempos y estando siempre entre los primeros. Tom Sykes, quien nunca ha ganado en Australia y al que no se adapta su estilo de conducción, se complicaba la defensa del título al clasificar incluso por detrás de su compañero de equipo, Loris Baz, en 8ª plaza.

Una vez se dió la salida se puedo apreciar un error, bendito error, de David Giugliano ya que fue con su Ducati a una rueda durante toda la recta sin permitirle atacar a Guintoli y que le hacía perder una plaza en beneficio del correoso Marco Melandri.

El trío de cabeza formado por Guintoli, Melandri y Giugliano poco a poco tomó distancia sobre el grupo de perseguidores que formaban Rea, Haslam, Baz, Davies y Sykes, quienes se iban intercambiando las posiciones a cada vuelta, en los 4 puntos claros de adelantamientos que existen. Claramente los que peor lo pasaban eran los pilotos de las Ducati, porque aunque Chaz Davies marcó la vuelta más rápida en carrera cuando iba solo, sus características hacen que les resulte extremadamente complicado adelantar a una 4 cilindros allí. Si bien es cierto que tienen cierta ventaja en la aceleración a la salida de la curva, el motor de las 4 cilindros estira más cuando están arriba porque suben más de vueltas y dan algo más de velocidad punta, alejándose en la recta y eliminando así 2 de los 4 punto de adelantamientos, en la curva 1 y en la 2. Por lo que se vio en  diferentes momentos de la carrera a un Giugliano que quería pasar a Melandri pero que no podía.

Así las cosas y en gran medida por la lucha de posiciones en el grupo perseguidor, en el que Laverty llegó a estar en séptima posición, el tiempo que perdían respecto del sorprendente Guintoli llegó a ser de 3,6 segundos, una eternidad. Pero en cuanto se puso Eguene al comando del grupo empezó a tirar y a rodar constante en los 1:31 bajos y algún 1:30.9 que le alejaban de la lucha de la que venía y le acercaban al trío de cabeza. Estaba dando un recital de conducción y de ambición, llegando en pocas vueltas a colocarse tras las motos italianas, y como si se tratase de una tragedia Griega fue pasando primero a Melandri, luego a Giugliano y finalmente a Guintoli para escaparse con facilidad. Una vez completada la venganza, o si se quiere ser más diplomático podemos decir que una vez cumplida la justicia poética, Laverty consiguió una ventaja de 2,9 segundos sobre un Marco Melandri que se rehizo y aprovechó la bajada de rendimiento de los neumáticos de la Ducati y del bajón físico del recién recuperado Guintoli. El francés completó el podio.

Elías se iba al suelo en la 5ª vuelta.

Categoría EVO:

La nueva división dentro de la categoría reina del Mundial de Superbike, que está sirviendo y servirá como laboratorio de la nueva reglamentación que busca Dorna, parecía tener un claro dominador en el binomio Ducati-Canepa, quienes siempre estaban por encima del medio segundo de diferencia con el resto de EVO. Su principal rival era David Salom con la Kawasaki del barcelonés equipo Provec Racing, pero siempre a una cómoda distancia para los italianos.

Quizá por la situación que hemos comentado más arriba de la diferencia entre el rendimiento de los motores bicilíndricos y de 4 cilindros y su entrega de potencia, Canepa podía marcar sus vueltas rápidas. En entreno se busca un espacio que permita hacer la vuelta más perfecta posible, que permite al piloto frenar en su punto idóneo y abrir gas cuando su moto lo permite, cosa que no pasa en carrera ya que tienes que ajustar esos parámetros a los pilotos que hay en pista contigo y que hacen que las Ducati sean muy penalizadas en este aspecto.

A tener muy en cuenta que, además de la encarnizada lucha entre David Salom y Niccolò Canepa, Glenn Allerton consiguió con su BMW S1000RR llegar hasta las posiciones de los dos pilotos que se discutieron la victoria, instalándose en el rebufo del italiano. No obstante cometió algún error que le hizo perder unos metros en la última vuelta, probablemente al intentar superar a la Ducati.

David Salom dijo muy acertadamente en las declaraciones posteriores a la carrera, que esta victoria queda para la historia al ser la primera de la categoría.

La carrera en RTVE:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/superbike/motociclismo-superbike-camp-mundo-1-carrera-phillip-island/2412521/

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.