Puntos de atención en el Motul TT Assen – El epílogo del serial de Dani Pedrosa, la lucha de Dovizioso, remontada de Jorge Martín y más

Llegamos a la octava cita del campeonato con todos los asientos de fábrica ya asignados en MotoGP, y la práctica totalidad de los asientos de las escuderías satélite también con los nombres asignados. Sólo queda un interrogante, un enorme interrogante: ¿aceptará Dani Pedrosa la propuesta de Yamaha y Petronas para quedarse en el campeonato?

Por supuesto, el tema de Dani Pedrosa es el de mayor entidad y relevancia, pero en el apartado deportivo también tenemos mucho en lo que fijarnos. No sólo en la categoría reina, ya que tenemos que mirar a la categoría de Moto3 para ver si Jorge Martín es capaz de domar los días de carrera y hacer efectiva la superioridad que, a priori, sus capacidades en los entrenos le otorgan. También en Moto2 hay mucho que ver, como puede ser el duelo entre los 4 primeros, ya que Baldassarri y Márquez deben tratar de recortar distancias con Bagnaia y Oliveira, que a su vez se disputarán el liderato que otrora parecía intocable para Bagnaia. La temporada es muy larga.

Culebrón Pedrosa

La semana pasada, concretamente el martes 19 de Junio, se llevó a cabo una de las reuniones más trascendentes de los últimos años en lo que al capítulo de fichajes se refiere: el conseguir entre Dorna, Yamaha y el patrocinador, Petronas, un hueco para Dani Pedrosa. Se espera que, si bien no se apuntará nada sobre el futuro de Dani, sí tengamos el anuncio de la relación entre Yamaha y el esponsor, Petronas y Franco Morbidelli. Empezando a encajar las piezas de este puzzle.

Esta reunión se cataloga a sí misma de trascendente por los diversos temas que, tras los titulares, esconde. En primer lugar está el obvio, que no es otro que el de que el campeonato siga contando con un piloto de la calidad y el nivel de Dani Pedrosa. A nadie se le escapa que, a día de hoy, las diferencias entre motos se han reducido y que la nómina de posibles vencedores es mayor. Sin embargo eso no hace que se igualen las capacidades de los pilotos, porque esos resultados vienen altamente condicionados por la electrónica única y unos neumáticos muy críticos. Los que entienden de esto saben que Dani Pedrosa, a pesar de la falta de resultados, no es un piloto más de la parrilla.

Pero no sólo se trata de conseguir, por bien de todos, mantener a un hombre de la calidad de Dani en el campeonato, sino que se trata de que un piloto de la experiencia de Dani pueda ayudar a Yamaha a recuperar su capacidad competitiva. El hecho de que el piloto de futuro de la marca se encuentre hundido y sin capacidad de reacción, junto con los buenos resultados de su piloto insignia, pero que no llega a ser una opción de victoria, parece que deja a Yamaha sin una línea clara de trabajo. Eso es, en principio, lo que está buscando la marca al hacerse con los servicios de Dani.

Lin Jarvis ya declaró que no hay ningún problema en poner una moto idéntica a las de Rossi y Viñales, únicamente es una cuestión de dinero; si Petronas paga lo que Yamaha necesita, pondrán tres motos oficiales en pista, tal y como ya están haciendo Honda y Ducati. Hasta donde he podido saber, todos los acuerdos se han alcanzado y faltaba firmar los contratos, el anuncio se debería producir a lo largo del Gran Premio de Holanda, si no es que se quiere alargar el período de atención que busque el organizador del campeonato.

Dovizioso y la presión

Desde que Andrea Dovizioso fue señalado como punta de lanza del proyecto Ducati, de cara a la consecución de un título mundial, el piloto italiano ha cosechado tres ‘ceros’ en Jerez, Le Mans, y Catalunya. Es cierto que la caída de Jerez fue, tanto para él como para Lorenzo y Pedrosa, una concatenación de acciones de mala fortuna, pero las caídas de Le Mans y de Barcelona fueron responsabilidad exclusivamente suya.

La extraordinaria temporada 2017 del de Forlì y las prestaciones de una mejorada Ducati, hacían pensar que en 2018 iba a ser contendiente al título, así lo señalaban también todos sus rivales. A día de hoy es la tercera Ducati de la clasificación, empatado a puntos con su compañero de box, y ambos 5 puntos por detrás de Petrucci.

Además de la presión adicional que supone que te carguen con las esperanzas y expectativas de toda una fábrica, por supuesto con una sustancial mejora de contrato, Dovizioso se ha encontrado con la irrupción de Jorge Lorenzo en lo más alto del podio, por partida doble. Ya no es el único piloto capaz de hacer ganar esa moto, ya no puede decir aquello de que es el único que conoce el secreto de hacer vencer a la ‘Rossa’, pero es precisamente ahora cuando la debe llevar hasta lo más alto.

¿Podrá dejar de ser un gran piloto para convertirse en un campeón?

Yamaha, un año de añoranzas

Se cumplió el año de sequía en lo que a victorias se refiere para la fábrica de los diapasones, quizá no en hojas del calendario, pero sí en cuanto a las hojas que representa cada gran premio, y este de Holanda fue el último que una Yamaha fue capaz de apuntarse.

Añoran tiempos pasados, cuando eran candidatos al título. Añoran tiempos pasados, cuando sus dos pilotos eran firmes candidatos a la victoria en cada carrera. Incluso sus pilotos añoran los tiempos en que sus monturas les permitían aspirar a todo. Sin ir más lejos, Maverick Viñales añora la moto en la que se subió en el circuito Ricardo Tormo en noviembre de 2016.

Tras el test de Barcelona, ni Maverick ni Valentino mostraban ilusión alguna por la evolución o las pruebas hechas. Nada nuevo. Nada importante que les permita pensar en que va a haber un cambio de tendencia, a pesar de que Maverick aseguró haber trabajado para su ritmo en las primeras vueltas de carrera y haber encontrado algo que le pueda ayudar.

Según los pilotos, sólo pueden contar con la fortuna de que la pista se adapte a su moto como los últimos años, y uno se pregunta ¿se puede permitir una fábrica de la historia de Yamaha una situación como esta?

El laberinto de Bagnaia

Pocos grandes premios atrás todos estábamos ensalzando, sin equivocarnos, la figura de Pecco Bagnaia porque parecía gobernar con mano de hierro la categoría intermedia. Hete aquí que un luso, sin hacer ruidos ni estridencias, ha conseguido colocarse a un solo punto del italiano. Ha devuelto la emoción al campeonato, no sólo de pilotos, sino que ha devuelto la lucha de marcas a una clase en que el dominio de Kalex era prácticamente dictatorial. Miguel Oliveira sí confirma y justifica la calidad que le ha llevado a MotoGP.

De todas maneras no hay que cerrar el foco a estos dos pilotos, ya que Márquez está a 25 puntos del líder, habiendo marcado un estrepitoso ‘cero’ en Jerez, y Baldassarri sólo está un punto más atrás que el piloto español. Eso es apenas un suspiro, si lo contrastamos con los todavía 300 puntos en juego.

En esta carrera habrá que estar también atentos a dos nuevas piezas en el tablero del campeonato: Marcel Schrötter y Xavi Vierge. Ya el piloto español había firmado un podio, en Argentina, y ha rondado las primeras posiciones en lo que llevamos de temporada, pero el alemán parece haber alcanzado el punto de madurez y la velocidad necesarias para poder optar a puestos de privilegio. Ellos harán que la diferencia de puntos entre los que se disputan el título sea más acusado, en algunos casos. Según cómo, incluso Vierge se puede enganchar en la lucha por el título.

También habrá que mirar a Jorge Navarro, que está sufriendo una travesía en el desierto en lo que a resultados se refiere. El valenciano cuenta con 4 carreras no terminadas, las tres últimas consecutivas, y es algo que debe revertir.

Bezzecchi con viento a favor, Martín y una pata de conejo

No pretendo hacer un juego entre la parte del titular que hace referencia a Jorge Martín y su episodio en Mugello con el conejo. Ya se sabe que algunos cuelgan una pata de conejo en el espejo retrovisor de sus coches, y quizá Jorge Martín debería hacer lo propio aunque fuera sólo en formato pegatina, porque es la poca fortuna que está teniendo lo que está permitiendo que Bezzecchi pueda tener todo el viento a favor. El piloto italiano se encuentra a 23 puntos del español, ya que el del Gresini ha marcado tres ‘ceros’ en siete carreras. Las otras cuatro, en las que sí ha pasado bajo la bandera a cuadros, ha conseguido podio en todas, con la excepción de la carrera de Argentina, en donde arriesgó con el cambio de neumáticos antes de la salida.

Llegó el momento de minimizar riesgos, no hacer apuestas arriesgadas, y conseguir los resultados que le permitan volver a construir la confianza que necesita. Algo que también se podría aplicar a Arón Canet, que parece haber perdido la línea de trabajo. No sólo son las dos carreras en que no ha puntuado, sino que parece que su rendimiento no está siendo el que se esperaba, o que ni siquiera está siendo el mismo rendimiento que tenía la pasada temporada.

Ambos pilotos tienen la fortuna de que la temporada aún está en su amanecer, pero no pueden esperar más para conseguir aquello que se esperaba de ellos, porque deberán hacer un trabajo muy serio para discutir con Bezzecchi y Di Giannantonio sus opciones al título, y Assen va a ser una prueba muy dura, especialmente para Canet, que afirmaba en Mugello que su moto no corre lo suficiente. Assen también es un circuito de rebufos, en los que puede verse perjudicado por esa falta de velocidad.

@LucioLopezGP

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.