Rossi-Jarvis: Divorcio inminente

Diego Lacave

@DiegoLacave


Las aguas bajan revueltas en Yamaha MotoGP, que, como todo el mundo sabe, es más italiana que japonesa. En el pueblo, al norte de Milán, donde la fábrica de los diapasones tiene su sede europea de la clase reina (la “Suiza Italiana” está a un paso; por eso se fue Lorenzo a vivir a Lugano hace años) se han ido de vacaciones con la mosca detrás de la oreja. Porque, como vamos a explicar en esta recta de atrás veraniega, las luchas de poder en el que será, en 2019, el Monster Yamaha Team, están complicando el día a día de los directivos de Iwata.

Valentino está crecido. Y cabreado con Lin Jarvis. Lleva un buen año en lo deportivo, toda vez que es el primer humano en la lista de pilotos que corren contra un marciano. Y lo usa para reivindicar lo que cree que es correcto; y para denunciar en Iwata, lo que no lo es. Su pregunta a Japón ha caído como una bomba atómica: ¿Estáis en MotoGP en serio o preferís que rompamos nuestros contratos de colaboración? No es un órdago sin cartas; pero sí un órdago, al fin: Rossi no quiere divorciarse de Yamaha pero sí hacer todo el ruido posible para que le  hagan caso en estos tiempos de crisis. Eso se hace, de toda la vida, señalando a un culpable; y en este caso le ha tocado a Lin Jarvis.


Aquí puedes hacer una donación: (MotorluNews es una marca de Parker & Green, S.L.)

Dona en PayPal Dona en GoFundMe




Link a GoFundMe

La gestión del equipo de fábrica de MotoGP desde la marcha de Lorenzo ha ido a peor, según Rossi. Y tiene razón. Sabe que la mayoría de la responsabilidad está en los japoneses de Iwata, pero para presionarles pone el foco en quien, según él, no ha sabido o querido darle la vuelta a la situación. Todo este “run-run” empezó a girar en mi cabeza tras el ya lejano Gran Premio de España, en la jornada de test del lunes posterior a la carrera. Pregunté fuera de micrófono a Valentino si no era increíble que a esas alturas de año Yamaha no tuviera ni siquiera planteado un equipo satélite para sustituir al Tech 3. Que si le parecía normal la posibilidad de estar en MotoGP sin ese complemento, como si fueran Suzuki o Aprilia. Su forma de responderme me trasladó la sensación de que este era uno de los grandes problemas: lo que había pasado con su satélite en 2017 y la posibilidad de quedarse solos en 2019.

Poco después saltó la noticia de la creación de esta estructura con el auspicio de Dorna y como “operación rescate” de un piloto de Ducati. Pero en realidad, Carmelo Ezpeleta le estaba salvando el culo a Lin Jarvis y no a Jorge Lorenzo. Esto es lo que usa Valentino Rossi para argumentar a los jefes de Iwata que el crédito del ejecutivo británico en Yamaha MotoGP se ha agotado.  Y lo hace poniendo un nombre, un candidato, un sustituto encima de la mesa: William Favero. Desconocido para el gran público, Favero es la punta de lanza del núcleo de poder del clan de Tavullia en los circuitos. Curiosamente, el aún director de comunicación del aún Movistar Yamaha Team no se dejó ver por el GP de Alemania. Se tomó vacaciones ante un fin de semana en el que la noticia del cambio de patrocinador iba a saltar por los aires. Rossi ya había mandado un primer mensaje a Iwata antes del gran premio; y mandó un segundo recado en la pista, acompañado de Viñales en el podio de Sachsenring.

Valentino Rossi tiene una hoja de ruta clara. Carmelo Ezpeleta ha dejado caer las dos plazas del MVDS (enfrentándose a Emilio Alzamora, que quería mantener una moto para Álex Márquez) para guardárselas al futuro VR-46, que llegará lo más tarde en 2021 como satélite de Yamaha. Y entonces ya veremos qué pasa con el SIC Petronas que nace ahora con Quartararo y Morbidelli, al que Rossi quiere colocar a Ramón Foracada. Por eso Monster ha firmado sólo dos años: el nuevo baile de sponsor dejaría a la petrolera en la fábrica de Iwata y a la bebida de nuevo en segundo plano pero con el VR-46 para ellos; a la espera de lo que hiciera Sky. Todo un “business plan” que ya veremos cómo se cumple, pero que por encima de todo no cuenta con una persona que aún hoy es fundamental para Iwata: Lin Jarvis. Rossi no quiere seguir trabajando con él y presiona para anticipar su jubilación, por otro lado cercana, de Yamaha.

 


Aquí puedes hacer una donación: (MotorluNews es una marca de Parker & Green, S.L.)

Dona en PayPal Dona en GoFundMe




Link a GoFundMe

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.