Caso Silverstone: Cuando la democracia no es el camino

Manuel Pecino

@pecinogp


¿Qué pasó en Silverstone el pasado domingo? … ¿Qué llevó a la suspensión del GP? … ¿Quién o quiénes fueron los responsables de que se suspendiera? … ¿Se pudo haber evitado el bochornoso espectáculo de dejar a 50.000 espectadores esperando bajo la lluvia durante horas para nada? …

 

Lo sucedido en Silverstone el pasado fin de semana fue lo suficientemente importante/grave, como para merecer una seria y pausada reflexión. No se trata de buscar culpables, porque ese trabajo corresponde a los jueces, pero sí de buscar respuestas a preguntas, que es una de las funciones que se nos supone a los periodistas… Vayamos a ello sin más dilación.

 

LOS HECHOS

Para centrar el tema, hagamos una sinopsis de los acontecimientos. La secuencia que llevó la anulación del GP del Reino Unido comienza con la caída de Alex Rins en la FP4 del sábado por la tarde, como consecuencia de la acumulación de agua en la pista entre las curvas 7 y 8. La deficiencia en el drenaje del reasfaltado Silverstone en esa parte del circuito acabó generando una caída colectiva. El que se llevó la peor parte fue Tito, que tendido en el suelo recibió el impacto de la Honda de Franco. En el golpe, terrible, destrozó la pierna derecha del piloto español.

 

La constatación de la deficiencia para evacuar el agua en esa parte de la pista y la previsión de lluvia intensa para el día siguiente, llevó a la Dirección de Carrera a cambiar los horarios previstos para el domingo. Para darse margen de maniobra, decidieron programar la salida de MotoGP para las 11.30 de la mañana y pasar el warm up a las 9.00. La llegada de la lluvia estaba prevista a partir de las 11… y no falló.

 

Con la pista encharcada, los pilotos de MotoGP salieron a dar la vuelta de formación de parrilla a la hora que les correspondía. Las imágenes de éstos rodando hacia la recta de meta ya dio a entender que sería muy difícil que tomasen la salida. Las motos patinaban cada vez que los pilotos tocaban el gas. Tras lo sucedido con Rabat la tarde anterior, dar inicio a la carrera en esas condiciones parecía una temeridad…. Y efectivamente, los pilotos se negaron a salir… Eran las 12.22

 

A partir de ahí se entró en un bucle en el que se fue posponiendo de hora en hora el inicio de carrera … Y la lluvia continuaba cayendo … Dirección de carrera y promotor seguían al minuto la evolución meteorológica … La situación se fue alargando con los pilotos no sabiendo si comer algo o no, si quitarse el mono o no, mientras los espectadores en las gradas esperaban bajo la lluvia y el frío que sucediese algo.

 

En esa espera, se planteó posponer la carrera para el lunes, pero la falta de unanimidad entre los equipos –cada uno con sus propios intereses – abortó rápidamente esta opción.

 

Hubo algún momento en que la lluvia amainó y se puso sobre la mesa la posibilidad de que los pilotos volviesen a salir a la pista para evaluar la situación. Pero para entonces éstos estaban en su mayor parte hartos y hastiados, algunos enfadados y otros indignados. Sí es cierto que alguno hubo también que apelaba por probar a correr, pero en una reunión de la Safety Commission la mayoría decidió no hacerlo, no intentarlo y dar por finiquitado un fin de semana muy desafortunado…. Eran las 16.00 … Tras aguantar estoicamente que pasase algo durante 6, 7 u 8 horas, los espectadores se tuvieron que volver a casa.

 

Más tarde Loris Capirossi y Franco Uncini en calidad de miembros de la Safety Commission y responsable de la homologación de circuitos también en el caso del segundo, y Mike Webb, como director de carrera del campeonato, dieron una rueda de prensa en la que dieron sus explicaciones sobre lo acontecido a lo largo del día … También lo hizo posteriormente el director de Silverstone.


Si aprecias lo que hacemos y quieres colaborar a que mejoremos, aquí puedes hacer una donación: (MotorluNews es una marca de Parker & Green, S.L.)

Dona en PayPal Dona en GoFundMe


 

LAS RESPONSABILIDADES

Obviamente el responsable primero de la cancelación del GP del Reino Unido fue el reasfaltado del circuito. Un reasfaltado acometido por el Circuito de Silverstone a pedido de MotoGP, después de que así lo hubiesen demandado los pilotos tras el GP de Inglaterra de 2017. Es decir, el “malo malísimo de la historia” está claro, pero era un malo pasivo.

 

El siguiente en la lista de responsables es el o los responsables de Silverstone. No vamos a entrar a discutir si la falta de drenaje pilló a los gestores del circuito “por sorpresa”. Hacerlo es un insulto a la inteligencia de cualquiera. Si las estadísticas oficiales sobre pluviometría sobre Silverstone no están equivocadas, desde la ejecución del reasfaltado hasta la celebración del GP llovió cerca de 50 días sobre ese asfalto. ¿Alguien es capaz de decir que la falta de drenaje en cuestión se dio por primera vez el fin de semana del GP? … Parece una posibilidad poco probable, ¿no?

 

Sigamos … Obviamente el responsable de la homologación del circuito para carreras de MotoGP tiene su parte de responsabilidad en lo sucedido. En este caso esa figura es Franco Uncini. Es cierto que, como es preceptivo, una vez finalizadas las obras de reasfaltado de Silverstone, Uncini viajó hasta allí para comprobar la idoneidad del trabajo realizado. Como explicó en su comparecencia el domingo por la tarde del “no GP”, todo estaba en orden. También apuntó que Cal Crutchlow rodó en marzo en Silverstone y que su opinión también fue positiva. Lo que no dijo Franco, no sabemos si por omisión o desconocimiento, es que Cal lo hizo sobre una moto de calle y ¡con pasajero!

 

Por otro lado, es perfectamente entendible que Uncini diese por bueno un trabajo de reasfalto de un circuito con la tradición y el status de Silverstone, y que se diese por cerrado el asunto después de la inspección. Sin embargo, alguna luz debería haberse encendido en la FIM –la responsable de homologación de los circuitos – o en DORNA –promotor del campeonato-, cuando un mes antes de la celebración del GP Lewis Hamilton criticó durísimamente las condiciones del nuevo asfalto de Silverstone. Y no sólo eso, sino que en sus redes sociales llegó a advertir que MotoGP y sus motos tendrían muchos problemas cuando llegasen allí. ¿No debería haber sido motivo suficiente para que Uncini hiciese una segunda visita a Silverstone? … Porque Hamilton no es cualquiera, es el Campeón del Mundo de F1, y además británico.

 

En su comparecencia Uncini explicó que en los últimos 30 días sí habían existido contactos con el circuito y que eran conscientes de las condiciones en que estaba el asfalto, pero que “ya no había tiempo de hacer nada”… Estamos hablando de los baches, no de los problemas que llevarían a suspender la carrera. Es decir, si todo es tal y como se explicó, ni Uncini en calidad de representante de la FIM, ni DORNA fueron informados por parte de los responsables del circuito de lo que podría darse en caso de lluvia … Cada uno que saque sus propias conclusiones.

 

Por cierto, en su momento los equipos rechazaron realizar unos entrenamientos sobre el nuevo asfalto de Silverstone alegando … “Está demasiado lejos, sería demasiado complicado” … Se decidió como alternativa añadir un compuesto de neumáticos extra para el fin de semana de GP.

 

LA ANULACIÓN

Bien, conocemos las razones técnicas que llevaron a la cancelación del GP del Reino Unido: una pista peligrosa en condiciones de lluvia. Siempre cabe la posibilidad de quien opine que “no era para tanto” o “se podía haber corrido”, como de hecho propuso algún piloto. Pero como la mayoría de ellos consideró que no era el caso, tenemos que dar por válida la afirmación primera. Porque aquí nos negamos a entrar en la dinámica de que “algunos pilotos forzaron la anulación porque les interesaba de cara al campeonato”. No somos quienes para especular con su profesionalidad.

 

Pero de la misma manera que no cuestionamos la decisión de los pilotos, afirmamos que la gestión de la crisis por parte de DORNA fue equivocada, se enfocó mal. Dando por bueno que no se podía correr el domingo y sabiendo como se sabía que al día siguiente la climatología sí lo habría permitido, desde DORNA se debería haber tomado la decisión de correr el lunes. El circuito se comprometió a mantener las infraestructuras operativas, y desde el punto de vista de los espectadores, al ser al día siguiente fiesta en el Reino Unido, los perjuicios se habrían minimizado.

 

El error de DORNA fue someter esta opción a votación entre los equipos. Y como no podía ser diferente, la necesaria unanimidad no se dio; cada uno antepuso sus intereses al de la celebración del GP. Fue uno de esos típicos casos en que no había lugar a tomar una decisión democrática. Carmelo Ezpeleta, como máximo responsable de DORNA, debería haber fijado el lunes como nueva fecha de la carrera … y punto.

A partir de ahí, los equipos que tuviesen alegaciones … serias … para no correr, que las planteasen. Porque cambiar la fecha de los billetes de avión de vuelta a casa o pagar una noche de hotel extra, desde luego no habrían sido argumento para negarse a cumplir con patrocinadores, televisiones… ¡y espectadores!

 

¿Cuánto le habría supuesto a DORNA dividir o incluso sufragar estos gastos con los equipos? ¿El perjuicio no habría sido inmensamente menor que anular su primer GP desde que en 1992 se hicieron cargo del Campeonato del Mundo? … Hay situaciones que no se pueden gestionar democráticamente, y ésta fue un claro ejemplo.

 

LAS LECCIONES

Lo sucedido es un precedente nada agradable de apuntar en la agenda. Pero siendo un mal hito en la trayectoria del Campeonato del Mundo, debería servir para mejorar. Errores los cometemos todos, lo importante es aprender y sacar provecho de los tropiezos.

 

En este caso, la primera lección es que la FIM ha de cambiar su protocolo de homologación de circuitos. El seguido hasta ahora les ha fallado, hay que revisarlo. Y, por favor, que nadie venga con “una vez es nunca, dos son todas”, como dice un dicho alemán. Una vez es suficiente, y si no que se lo digan a Tito Rabat. Aunque sea sólo por él, la FIM, y también DORNA, deben redefinir el seguimiento que hacen de los escenarios de los GGPP… antes de la llegada de los camiones y pilotos.

 

La segunda lección, igual de clara, es que no se debe ir a correr a un circuito reasfaltado sin haberse probado su superficie. Ya sea con los equipos oficiales o con los de pruebas, da igual, pero la lección de Silverstone ha sido contundente.

 

En cuanto al tema de “no podemos hacer que llueva cuando hacemos las inspecciones”… ¡por favor, estamos en el siglo XXI! No voy a poner de ejemplo la inundación que se provocó en Losail con “cuatro camiones”, porque es un sistema medieval, sino que apelo a las compañías de ingeniería capaces de detectar baches, futuras pozas de agua, etc. utilizando una tecnología equivalente a la era MotoGP.

 

Por último, aunque suene mal, repito: la democracia no vale para todos los casos. Escuchar a todas las partes, sí, pero al final la decisión la ha de tomar uno.


Si aprecias lo que hacemos y quieres colaborar a que mejoremos, aquí puedes hacer una donación: (MotorluNews es una marca de Parker & Green, S.L.)

Dona en PayPal Dona en GoFundMe


 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.