Hay partido

La victoria de Marc Márquez en Sachsenring ha sido tan previsible como demoledora. El de Cervera ha conseguido un hecho histórico en el trazado alemán; ganar 10 veces consecutivas en el mismo circuito. Unido a los 58 puntos de ventaja que atesora en la general y la ventaja de casi siete segundos que le hubiera calzado al segundo si no hubiese soltado el gas para entrar en meta, parecería que no hay partido. Que lo tiene todo hecho. Que Márquez está destinado a dominar con mano de hierro como lo viene haciendo desde que en 2013 llegara a la categoría reina –con la honrosa excepción de 2015-.

El dominio del 93 es innegable incluso para sus más acérrimos detractores. Son muchos años, muchas estadísticas y muchos récords para el de Honda. Tantas vueltas lideradas, tantas victorias y tantos podios –los días que está más flojo- que se vuelve imposible negar su superioridad como resulta imposible negar la gravedad en la tierra. Pareciera que el dominio del catalán es tan aplastante que está todo decidido, que ya no hay partido. Sin embargo tras ver la carrera del Gran Premio de Alemania es más bien todo lo contrario. Tenemos partido.

A pesar del dominio de Márquez en Alemania, nuevos candidatos se confirman como amenaza futura. Foto: Michelin

No voy a negar que para la temporada 2019 la cosa está muy decantada. Por seguir con el símil futbolístico, es como ir a la segunda parte o al partido de vuelta con el marcador muy en contra. Pero si hemos visto remontadas en el fútbol que parecían imposibles, hay que remarcar que en el motociclismo son aún más factibles. Esto se debe a que la ventaja sobre dos ruedas es mucho más frágil que en el campo de fútbol.

Por un lado hay una dependencia total de la mecánica. Actualmente las averías son poco frecuentes, pero hemos visto recientemente que aún existen. Una cadena que se sale, un neumático defectuoso o directamente un motor que no aguanta, bien pueden significar 25 puntos menos. Por otro lado hay un solo jugador y no 11. El equipo de motociclismo depende de muchas personas, pero al final los puntos se adjudican a cada piloto. Por eso, en caso de lesión el piloto dejará de sumar puntos hasta que se pueda volver a subir a la moto. Esto es especialmente significativo en caso de carreras consecutivas, donde una lesión puede dar fácilmente al traste con varias carreras en las que conseguir resultados.

Viñales, ahora en trayectoria claramente ascendente, es el ejemplo perfecto de como los factores externos pueden condicionar un campeonato. Le han tirado tres veces en media temporada. Foto: MotorluNews

Finalmente tenemos el clásico de las carreras donde el error de un piloto provoca la caída de otro sin comerlo ni beberlo. Por poner un ejemplo, a Maverick Viñales lo han tirado tres veces en lo que llevamos de temporada. Eso son tres carreras sin puntuar. Desde luego cuando estás en cabeza es menos probable que suceda, pero si le quitásemos a Marc sus tres peores resultados –a excepción del cero de Austin-, resulta que ni siquiera lideraría la general. En resumen, 2019 parece totalmente sentenciado, pero en realidad la abultada ventaja de Márquez tiene muchas más amenazas de lo que la clasificación general aparenta.

Lo que determina si hay partido por jugar son las tendencias y en Sachsenring vimos tres que se confirmaron ascendentes y que apuntan directamente a Marc Márquez. La primera de ellas le acompañó en el podio. En Alemania y en Assen, y se llama Maverick Viñales. Precisamente en el trazado teutón se confirmó que el de Yamaha ha hecho un cambio de tendencia y que la victoria de Holanda no parece ser flor de un día. El de Roses quedó lejos de Márquez este domingo, pero Sachsenring solo hay uno al año y ya ha pasado. Lo importante es que parece haber encontrado el camino, más allá de los resultados concretos. Ha cambiado su humor y según dice su método de trabajo y muchas cosas más. Su trayectoria es claramente ascendente y habrá que ver donde queda su techo, pero sin duda tiene todos los ingredientes para poder poner en aprietos al de Cervera.

Viñales, Rins y Quartararo se confirman como amenazas de futuro para Márquez ante el estancamiento de Ducati. Foto: Repsol Media

Las otras dos tendencias que plantean una amenaza futura para Márquez se fueron por los suelos, pero aún así confirmaron en Sachsenring que están en el camino de poder pelear con el de HRC. Uno de ellos es Álex Rins, que ya figura en todas las quinielas gracias a la solidez y la constancia que está demostrando entre los más rápidos. A pesar de probar el asfalto en esta carrera, ya es una constante entre los que luchan en cabeza. La caída, como la de Assen, es algo circunstancial; un error puntual que no por ello enmascara un piloto y una moto capaz de optar a todo sin el más mínimo complejo.

Lo dicho para Rins vale para Fabio Quartararo. No parece flor de un día y tan solo es un debutante en la categoría. La caída es un error puntual, despreciable en términos de análisis de tendencia. Lo sorprendente es el rendimiento que saca de una montura que tanto se le ha atragantado y todavía se le atraganta al equipo oficial. El francés no tiene complejos a la hora de atacar las posiciones delanteras y lo que más asusta es el margen de mejora que tiene por delante por juventud, talento y precocidad.

A pesar de debutar en la categoría reina, Quartararo ya se presenta como candidato a lo más alto. Foto: MotorluNews

De vuelta al campo de fútbol, después de Alemania nos hemos ido al descanso con el marcador claramente encauzado. Pero los veteranos siempre advierten que hasta que el árbitro no pita el final del partido no hay nada decidido. En las motos se dice lo mismo hasta que no cae la bandera a cuadros. 2019 parece muy decantado y la clasificación general así lo atestigua. Sin embargo, en contraposición a la tendencia negativa de Ducati –hasta ahora principal rival de Márquez- tenemos tres tendencias alcistas que nos dicen que a pesar del marcador, no está todo dicho. Todavía hay partido.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.