Previa al GP de final de temporada. Cheste será el desenlace

Una vez más Valencia será el último destino del campeonato, y en esta ocasión parece que esta será la última oportunidad que tendrá el motociclismo de restablecerse a sí mismo. Los últimos acontecimientos han enrevesado mucho más la situación, incluso entre los compañeros de equipo de Yamaha. También se decidirá el título de Moto3, que Oliveira se empeña en discutir a Kent, y algunos “finales” que se darán por el término de la temporada.

Acaba en Valencia lo que empezó en Catar

Afecta y mucho a la normalidad del Gran Premio la suspensión de la rueda de prensa de los jueves, para evitar la escalada de las hostilidades entre los pilotos. Recordemos que todo se inició en la sala de prensa del circuito de Sepang, que se incrementó día a día en pista, y que ha llegado hasta el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en francés). 

Pero vamos a empezar con Moto3, ya que está el título en juego. Ellos sí que tendrán su rueda de prensa, tal y como hicieran la pasada temporada Alex Márquez y Jack Miller, serán Danny Kent y Miguel Oliveira quienes estarán sentados ante los periodistas para hablar de una corona que casi tiene en su cabeza el piloto británico. La duda surge cuando se echa la vista atrás y, desde la carrera de Aragón, no ha sabido terminar de concretar a pesar de la enorme distancia de puntos que consiguió en la primera mitad de la temporada. Eso demuestra que la igualdad en la categoría pequeña es una constante que difícilmente permite un campeón precoz. Será, también, la despedida de Efrén Vázquez de la categoría pequeña por el límite de edad que el organizador instauró. Sin noticias claras sobre su futuro, el bilbaino intentará acabar en el podio y poder ayudar a su compañero de equipo.

La noticia de Moto2, ya que Zarco sí ha sabido finiquitar en la gira transoceánica la consecución del título, el interés estará en ver a Tito Rabat por última vez sobre su Kalex. Seguramente no estará al 100%, pero será un buen test para ver cómo llega a las pruebas que tiene que hacer a partir del lunes con la MotoGP. Probablemente veremos a Lüthi, una vez más, terminando la temporada delante, ya que los últimos circuitos del año se le dan bien, y con Rins presentando su solicitud para ser campeón la temporada próxima. Habrá que ver cómo cierra Alex Márquez la temporada y si consolida la progresión que ha llevado en la última parte del año.

Y MotoGP es ahora mismo todo aquello que un buen aficionado no quiere. Tras la sanción reglamentaria Rossi se ha acogido a derecho y ha recurrido la sanción, a lo cuál se ha sumado Jorge Lorenzo, al solicitar representarse a sí mismo en la causa entre Rossi y la FIM.

Esto no es nada más que la prueba de dos cosas claras: la primera es que el mundial está tan igualado, que los pilotos están poniendo todo el interés tanto dentro como fuera de la pista. La segunda es que la gestión de la sanción disciplinaria, para evitar sanción deportiva como es el ride-through o la bandera negra, abre la puerta a salir de las normas del organizador del campeonato. Eso es muy peligroso cuando hay tantos intereses en juego, tanto dinero en juego y con egos tan grandes. Pero no sólo eso, sino que además cobran importancia, influencia y peso “los entornos” de los pilotos.

La situación está poniendo en valor el hecho que el equipo, o piloto, que tenga un buen equipo de abogados tiene más posibilidades de ganar. ¿Es eso justo? Parece que el miedo a sancionar en tiempo de carrera no está llevando al campeonato en una buena dirección.

Y en lo deportivo hay que subrayar que Rossi lo tiene muy bien para coronarse como campeón, si bien no fácil. Si se confirma que debe salir último va a tener todas las sesiones para trabajar en el ritmo de carrera, y podrá progresar hasta la cuarta posición. La temporada pasada fue capaz de meter 13 segundos al cuarto, por lo que es un tiempo que es viable que recupere para encaramarse a esa posición. Lorenzo dependerá, y mucho, de cómo esté el dúo de HRC. Esos siete puntos son una diferencia que no deja de ser una enorme brecha, a pesar de lo corta que es.

Dani y Marc son una incógnita, y su rendimiento marcará el campeonato. Con la mala fortuna que, hagan lo que hagan, su carrera será puesta en cuestión.

Esta será la última carrera de un campeón del mundo, el de 2006. Nicky Hayden pondrá un punto y seguido en su carrera deportiva, pero lo hará lejos de este paddock al poner rumbo a Superbike. Un hombre que merece todo el crédito por su campeonato y por su siempre destacada profesionalidad. Dentro y fuera de la pista.

Nicky Hayden intenta recuparera su sonrisa en Superbikes

@motor_lu

Leer también: Horarios Mundiales | El miedo de Rossi | El CAS no escuchará a Lorenzo | Habla Shuhei Nakamoto

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.