Episodio 2: La apuesta del Leopard Racing

Artículos anteriores: Las incorporaciones en Moto2

@motor_lu


 

A modo de lo que plantea Yamaha en MotoGP, el Leopard Racing pondrá en pista a los dos mejores contendientes de la categoría pequeña en la pasada temporada. Así pues Danny Kent y el prometedor piloto portugués, Miguel Oliveira, buscarán las posiciones delanteras de la categoría.

Danny Kent regresa a Moto2 con el título y su mismo equipo

LA GRAN APUESTA DEL LEOPARD: DANNY KENT Y MIGUEL OLIVEIRA

El Leopard Racing ha irrumpido en el Mundial a lo grande con la consecución del título de Moto3, y ya ha puesto sus miras en la categoría intermedia. Para ello, han convertido el #KentVsOliveira en el Kent+Oliveira.

Un sumatorio de fuerzas entre el gran dominador de la categoría pequeña durante la primera mitad de 2015 y el que arrasó en el bloque final del campeonato prolongando la emoción hasta el final. Un proyecto fresco y a medio plazo en el que se conjugan dos pilotos de contrastado talento que han puesto (Oliveira) y devuelto (Kent) las banderas de sus países a la primera plana del Mundial.

DANNY KENT

Danny Kent no será estrictamente un ‘rookie’. El flamante campeón del mundo ya compitió en Moto2 la temporada 2013, con resultados mediocres pero prometedores. Dicho así puede resultar paradójico, pero tiene su explicación: Kent logró 16 puntos con dos duodécimos puestos como mejores resultados; unos números que, descontextualizados, resultan bastante pobres.

Sin embargo, es de justicia recordar que el británico debutó en la categoría subido en una Tech 3, un chasis que en dicha temporada estaba claramente por detrás de Kalex, Suter, Speed Up e incluso Motobi; y que prácticamente triplicó en puntos a su compañero de equipo, Louis Rossi. Además, se quedó a sólo seis puntos del alemán Sandro Cortese, que llegaba sobre una Kalex y con la vitola de campeón de Moto3.

Teniendo en cuenta la dificultad de adaptación que requiere Moto2 –valgan ejemplos como Pol Espargaró o Álex Márquez-, el 2013 de Kent puede considerarse incluso satisfactoria. No obstante, decidió retornar a Moto3; una elección que se ha demostrado adecuada con la consecución del título en su segundo año.

Ahora, vuelve a la categoría más experimentado, confiado en sí mismo y con una Kalex, la mayor garantía en lo que a chasis respecta. Esto no significa que se vaya a convertir de forma automática en candidato al título, pero nadie debería sorprenderse si desde el principio está luchando en las posiciones de honor.

Oliveira quizá no ganó el título por la suerte al inicio del año

MIGUEL OLIVEIRA

Más vale tarde que nunca, dice el refrán. Un dicho muy español que ha hecho suyo el luso Miguel Oliveira en este 2015, en el que por fin ha corroborado las inmensas expectativas que levantó en su llegada al Mundial en 2011, donde llegó como subcampeón del CEV en un duelo apoteósico con Maverick Viñales, que se llevó el título pese a lograr menos victorias que el portugués.

Es necesario mencionar que Oliveira nunca gozó de una montura acorde a su talento que le permitiera luchar por el título. A su año de debut en 125cc –marcado por las lesiones- le sucedería un debut en Moto3 sobre la inferior Suter Honda (con la que ya lograría dos podios), seguido por dos temporadas en las que encabezó el proyecto de Mahindra con excelentes resultados, pero con la imposibilidad de luchar contra las KTM primero, y con las Honda después.

Aki Ajo le dio la oportunidad esperada al subirle a una de las máquinas austriacas; y, después de un inicio de año desastroso -16º en Qatar y abandono en Austin-, comenzaría a destapar el tarro de las esencias con su primera victoria en Mugello, a la que seguiría un triunfo en Assen. La lesión en los libres de Sachsenring truncó su progresión, faltando a esa carrera y con mediocres resultados en las tres siguientes.

A seis citas del final, el título era poco menos que una utopía para Oliveira, que se encontraba a 110 puntos de Kent con 150 por repartirse. Lejos de rendirse, protagonizó un sprint final que quedará para la historia: segundo en Misano, vencedor en Motorland, segundo en Motegi y ganador en Phillip Island, Sepang y Cheste. 140 puntos de 150 posibles que le convirtieron en subcampeón a sólo seis puntos de Kent.

2016 será el año de su estreno en Moto2, en el que intentará progresar y llevarse el título de ‘Rookie del año’. Al estar enrolado en un equipo también nuevo en la categoría, la presión por los resultados no debería ser un problema. El objetivo no puede ser otro que aprender junto al equipo, acumular kilómetros e ir recortando décimas al cronómetro carrera a carrera; ya que el arte del cuerpo a cuerpo es algo que ha demostrado tener perfectamente dominado.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.