Movistar Yamaha: borrón y cuenta nueva. Rossi bajará su intensidad de entrenos y Viñales adelanta una amplia batalla

En los discursos de presentación del equipo Movistar Yamaha parecía haber un denominador común: la electrónica

Cierto tono de autocrítica hubo en los discursos de Tsuji-san y de Massimo Meregalli, ambos rematados con un mensaje de optimismo de cara al futuro inmediato que representa la temporada 2018.

La autocrítica siempre giraba en torno a los mismos temas: la falta de tracción y el desgaste de la goma, problemas que podríamos decir que son primos-hermanos. Sin embargo esa autocrítica perdía su parte de “auto” cuando se señalaba como origen a la electrónica única, la proporcionada por Dorna y desarrollada Magneti Marelli.

Todos los actores, desde los técnicos a los pilotos, reconocieron haber estado por debajo de Ducati y Honda, llegando a comentar que esos equipos tenían especialistas con experiencia, mientras que en Yamaha no había ningún experto y que les ponía por debajo de sus rivales.

Esperan haber podido hacer el trabajo suficiente este invierno y haber conseguido el nivel suficiente.

Dada esa situación, se sienten en condiciones de hacer un buen motor y de conseguir acoplar un chasis que funcione y con el que los pilotos se sientan cómodos pero, sobre todo, esperan poder hacer una moto consistente.

En ese aspecto decía Rossi que, respecto de sus rivales, están un poco por debajo, mientras que Viñales comentó que en lo que deben centrarse es en conseguir hacer una moto que le permita ser regular y constante, no sólo poder ser rápido a una vuelta.

De solucionar ese aspecto, las carreras que sean en mojado o sobre asfaltos muy deslizantes deberán mostrar una gran mejoría, por lo que les veremos en Sepang aprovechar los tiempos de pista que tengan condiciones de mojado y mixtas, han anunciado.

Echando de menos el test que se hace en Phillip Island, señalan Buriram como un lugar en el que confirmar todo el trabajo hecho.

La preparación de Rossi cambiará

Después de haberse lesionado durante los entrenos que hacía estando ya en temporada, Rossi comentó que durante esta temporada tomará la prudencia de bajar el nivel de intensidad, por lo que se centrará en el flat-track del Ranch. De esta manera intentará minimizar los riesgos que, como la temporada pasada, le obligó a perderse el Gran Premio de Misano.

Esta temporada correrá con los tornillos en su pierna y se los extraerá al término del año deportivo. Comentó que llevarlos no es una diferencia que le pueda perjudicar.

Viñales, objetivo el título

Maverick aseguró que el título es su objetivo, siempre y cuando se solucionen los problemas de electrónica y tengan una moto consistente.

Para ello señaló que hay que batir a Márquez, porque es el campeón, pero que además cuenta con que va a tener que batallar con Pedrosa, Rossi, Zarco, Lorenzo y Dovizioso. Eso adelanta que tendremos un campeonato movido.

Sin embargo se siente en condiciones de hacerlo, ya que el año de experiencia con la moto más el aprendizaje de los malos momentos vividos en 2017 le permiten postularse como aspirante, aunque de una forma francamente sobria.

La presentación dio para más, ya que se anunció la renovación de Viñales y la intención de Rossi de seguir en el campeonato.

@LucioLopezGP

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.