Yamaha, sin futuro a la vista

La versión de la M1 que utilizará el piloto probador en el gran premio de casa para Yamaha, marca la actual situación de la fábrica nipona y abre diversos interrogantes

Extraña la situación que se plantea en Yamaha en el gran premio que se disputa en su país.

Llegan a esta recta final después de haber tenido un inicio de temporada maquillado por los resultados de Valentino Rossi y algunos destellos de Maverick Viñales en las prácticas de los fines de semana que, desgraciadamente, después no se confirmaban en carrera. A mitad de año nos regalaron un episodio nunca visto en MotoGP, ya que vimos salir a los responsables del proyecto deportivo a ofrecer públicas excusas a sus pilotos por no haber puesto en pista una moto a la altura, para acabar tocando fondo en el GP de Aragón. En el circuito de Motorland se hicieron evidentes todas las carencias y defectos de la M1 2018, y al encontrarme en el el circuito pude hacer averiguaciones de los motivos de su situación.

Con el resultado de la pasada carrera de Tailandia parece que ha habido un punto de inflexión. La tercera y cuarta posiciones de Viñales y Rossi, llegando a rueda de Dovizioso y Márquez, se atribuyó por una parte del box al trazado y a los neumáticos, mientras que la otra parte lo achacaba a mejoras en la moto. Esas diferencias de criterio se deben a una disputa más allá de lo técnico y lo deportivo, como nos señalaba en su artículo en nuestra web, Manuel Pecino, unas diferencias que siguen apareciendo tras el primer día de prácticas libres en Motegi: Viñales confirma que la mejora de Tailandia se debe a la moto, mientras que Rossi asegura que con las condiciones de pista es imposible confirmar lo que dice Viñales.

A pesar de esa batalla dialéctica, en busca de mayor peso para influir en las decisiones del desarrollo, ambos pilotos coinciden en decir que no conocen nada sobre los planes de futuro de Yamaha. Los dos han dicho en pasadas ruedas de prensa que no conocen ningún detalle, incluso desconocen si se está trabajando en ello. Valentino Rossi, que siempre tienen licencia para ir un poco más allá, ha dicho que no está seguro de si los ingenieros japoneses han entendido lo que les pide, ya que en las reuniones siempre están de acuerdo, pero terminan haciendo lo que les parece mejor.

Así pues, llegando al final de la actual temporada, tras las situaciones explicadas más arriba y con la racha sin victorias más importante de su historia, cabría esperar que en el gran premio de Japón, en donde tiene Yamaha su sede, donde están los ingenieros de la M1, que el piloto probador de la marca hiciese su wild-card con una primera versión de la moto que marcase el camino de salida del atolladero en el que se encuentra la marca de los diapasones. Sin embargo, esto no es así, sino todo lo contrario.

Katsuyuki Nakasuga está con una versión más antigua que la de los pilotos oficiales.

El que se ponga en pista una moto anterior a la actual no deja de sorprenderme, y que hace recordar que siempre me digo que “la verdad se escapa por los detalles”. Siempre, y en todo, hay que estar atento a las pequeñas cosas que rodean a un discurso o una situación, porque en esas pequeñas cosas en en donde vamos a encontrar la autenticidad, o no, de lo que nos quieren hacer saber.

Esta versión de M1 con la que se hará el Wild-Card es un claro indicador de dos cosas. La primera, obvia, es que Yamaha no tiene un prototipo 2019. La segunda, más preocupante, es que no tienen claro cuál es el camino que deben tomar, dado que saben que las motos de las temporadas 2017 y actual son un camino equivocado, están yendo hacia atrás para encontrar el punto de estabilidad que les permita empezar a construir desde ahí.

Esperemos que la versión que montará Nakasuga sea para confirmar que han dado con ese punto de estabilidad, porque si es de otro modo, en el que aún siguen buscando, será complicado que puedan diseñar una moto que cierre la distancia que ahora tienen Ducati y Honda sobre ellos y que les permita ser competitivos en 2019.

Mientras tanto, en Honda, Marc Márquez ya ha catado el prototipo 2019 para marcar la línea de mejora de la nueva moto. El probar el prototipo de la temporada siguiente era algo que no se veía en HRC en las temporadas 2015 y 2016, algo idéntico a lo que están viviendo en Yamaha en 2017 y en la presente temporada: sin noticias del futuro.

@LucioLopezGP

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.