VALENTINO ES UN PROBLEMA

Diego Lacave

@DiegoLacave

 


La recta de atrás de Termas es imponente. Como imponente fue la manera de frenar de Valentino Rossi, no allí, sino en cada curva del Gran Premio de Argentina. Especialmente en la complicadísima siete, donde se jugó el bigote por un segundo puesto cuando cualquier cuarentón se hubiera conformado con el tercero. Total, servía igual para el titular de los “24 años subiendo al podio” que todos vocean. Pero yo vengo a otra recta de atrás, la de los martes en MotorLuNews, para deciros que todo esto es un problema: Valentino, y su rendimiento.

Podemos seguir con el onanismo rossista todo lo que queramos y de hecho este párrafo va dedicado a reivindicarlo: ¡faltaría más! Lo de Termas fue muy bonito; pero es que lo de Losail fue tremendo, también. Valentino Rossi es un ejemplo para todos. Un ejemplo de actitud, de no rendirse ante los peores envites de la vida, a no salir por la puerta de atrás de un mundo que te pertenece porque, en el peor momento posible (2015) algunos pretenden dinamitar tu carrera deportiva. Rossi decidió seguir corriendo y lo hizo con el mejor resultado: seguir en la brecha. Insisto: es legítimo, apetecible y hasta saludable celebrar este podio (segundo, el primero de los mortales) de Rossi. Y considerarlo, además, como una victoria. Pero no debemos dejar de mirar un poco más lejos de Tavullia y reconocer el problema que tiene MotoGP. Gordo. Oigan.


Escucha el podcast de Moto Race Nation sobre el GP de Argentina: https://www.ivoox.com/moto-race-nation-38-motogp-gp-audios-mp3_rf_33963039_1.html


Siempre cito a Dennis Noyes, porque no solamente es una fuente de inspiración propia, sino compartida. Recordaréis conmigo aquella cinta americana mítica “Nunca habrá otro Barry Sheene”. Y repito esta cita porque nunca habrá otro Valentino Rossi; y porque, de la misma manera que los ingleses no se imaginaban entonces la sequía que les esperaba tras el #7 del Pato Donald, MotoGP no se da hoy cuenta de las carencias que ya se ven en los pilotos jóvenes. Y  un par de veteranos. De la misma manera que Álvaro Bautista ha dejado “en bragas” el nivel de la mayoría de pilotos de SBK (empezando por los que llevan su misma moto) en Termas Valentino Rossi no solamente se ha lucido; sino que ha puesto en jaque a toda la parrilla menos a uno. Empezando (en el caso de Rossi) por el tipo que adelantó en esa curva siete, en la última vuelta.

Valentino es una bendición para MotoGP. Y un problema. Porque el mundial no puede permitirse la quimera de vivir con él, eternamente, en la pista.  Porque los aficionados no pueden poner toda la responsabilidad de derrocar a un dictador como Marc Márquez en un solo piloto, por muy Rossi que se llame. Y porque, por mucha experiencia que tenga, Valentino no puede sustraerse a la edad que lleva aparejada tanta sabiduría. MotoGP necesita que todo el esfuerzo que está haciendo para que los equipos privados tengan motos competitivas se traduzca en pilotos a la altura de sus monturas. Si Cal Crutchlow leyera en español me diría con sorna que ha sido MotoGP quien le robó el segundo puesto en Argentina y tendría razón; pero, en realidad, Termas (e incluso Losail) son una simple anécdota de un problema de fondo: al final, los que no fallan son los mismos. Y son demasiado pocos. Y uno, cuarentón.

 


Contratar buenas firmas y conseguir información es un proceso costoso. Si aprecias lo que hacemos y quieres colaborar, puedes hacerlo aquí: (MotorluNews es una marca de Parker & Green, S.L.)

Dona en PayPal Dona en GoFundMe


One thought on “VALENTINO ES UN PROBLEMA

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.