HJC Helmets Motorrad Grand Prix Deutschland – Resumen del jueves

En Sachsenring hemos tenido un jueves agitado. Hemos asistido al inicio del campeonato de las motos ‘mudas’, a la llegada de un nuevo circuito y la predisposición de los pilotos por hacer más carreras y menos tests, renovaciones y expectativas para esta carrera.

Foto: Gemma García

Una nueva era

En Sachsenring se ha levantado el telón del que, según los organizadores, es el futuro de las carreras en el motociclismo: las motos eléctricas.

A las dos de la tarde Nicolas Goubert hacía una presentación de lo que va a ser la categoría. Desde las características de la moto, hasta la reglamentación por la que se guiará esta Copa del Mundo.

En su primer año sólo será una Copa en la que existirá la clasificación de pilotos. Lógicamente no podrá haber una competición de fábricas, ya que únicamente Enérgica es quien pondrá los prototipos en pista. Tampoco habrá competición de equipos por la desproporción que genera el hecho de que las 18 motos de la parrilla se repartan entre 12 equipos, varios con dos motos y la mayoría con uno solo de estos prototipos, así que la inferioridad de los equipos con una sola moto ha llevado a la organización a no desarrollar esta clasificación.

Uno de los mayores atractivos de la categoría podría estar en la clasificación, la e-Pole, que se hará en una sesión en donde los pilotos saldrán de uno en uno, teniendo una vuelta de salida, una vuelta rápida en la que marcar tiempo, y la vuelta de regreso a boxes. Podrán repetir al final de la sesión si son molestados por otro piloto o por circunstancias de la pista.

Uno de los primeros argumentos que Goubert ha dado puede parecer pobre, pero no deja de ajustarse a la realidad: “al final, son carreras”. Esas carreras serán los domingos, antes de Moto3, y los GGPP que tengan dos eventos de MotoE correrán también el sábado.

En cuanto a la distancia de cada carrera se tendrá en cuenta la capacidad de las baterías, de esta manera los pilotos no tendrán que ser conservadores y convertir una carrera de velocidad en una de resistencia. Una carrera, por cierto, que no tendrá vuelta de warm-up, y en parrilla podrán estar conectadas a un cargador hasta que falte un minuto para la salida.

Las características de estas motos son bastante “básicas”, ya que la moto pesa 260 kilos para una potencia de 145 cv, permitiendo alcanzar velocidades máximas de 270 kmh y en donde el torque es el mayor riesgo, dada la entrega de potencia que tienen.

Otro problema que deberán manejar los pilotos y los equipos serán los neumáticos delanteros, ya que en esta categoría la moto no irá perdiendo peso con el paso de las vueltas. Para ello, Michelin ha diseñado una goma delantera extraordinariamente resistente, esto quiere decir un neumático muy duro.

En cuanto a las cuestiones de seguridad, el campeonato dispondrá de un vehículo y un equipo especiales que podrán retirar de la pista una moto con riesgo de incendio o encendida en menos de 20 minutos.

Veremos cómo se desarrolla la categoría, y qué nos ofrece en este primer fin de semana.

Foto: Ducati

Una unión que puede significar una separación

Y es que hoy, Ducati, ha anunciado la continuidad de Danilo Petrucci al flanco de Andrea Dovizioso para la temporada 2020.

Se comenta que el sueldo de Danilo rondará los 600.000 €, primas por victorias al margen, claro. Hasta ahora medía Petrucci cómo abordaba la posición de su jefe de filas en pista, habrá que ver si continuará teniendo la misma cautela una vez renovado, o trata de ganarse los galones de jefe de filas para 2020 en pista a golpe de resultado. Algo que deberá ser inteligente a la hora de hacerlo, ya que tenemos el antecedente de Andrea Iannone y la reacción que tuvo Ducati a pesar de los buenos resultados del Andrea defenestrado.

Así pues, a pesar de que la contratación zanja varios temas de un plumazo, que se refieren a la posición de Jack Miller y de Pecco Bagnaia, además de la del propio Danilo Petrucci, se puede abrir una paulatina separación entre los que estaban siendo los compañeros perfectos. Atrás quedarán los momentos en que Andrea Dovizioso hablaba del gran potencial que veía en Danilo Petrucci, y que sólo hacía falta modificar algunas pautas de alimentación y entrenamiento para poder llegar a estar delante, y para el recién renovado también será cosa del pasado la generosidad del de Forlì al mostrarle todos los secretos de la Ducati porque, no hay que olvidar que un piloto es alguien ambicioso y que debe empezar por superar a su compañero de box. Pero atención, que eso no es necesariamente malo para Ducati, quizá esa competitividad puedan hacer que el nivel de sus pilotos se incremente, algo que parece que es necesario para poder optar al campeonato de pilotos y de fábricas.

El frío, los test y las carreras

Otro de los temas importantes del día ha sido el circuito finés de KymiRing.

Cuando en rueda de prensa fueron preguntados los pilotos, siendo el primero en responder Marc Márquez, aprendimos una melodía que ya parecen haber aprendido todos y que repiten casi como un mantra: “es mejor menos test y más carreras”. Danilo Petrucci añadió que a todos los pilotos les gusta correr, más que hacer test, y Fabio Quartararo se sumó a las opiniones de sus compañeros más veteranos.

Eso puede ser un arma de doble filo, ya que si la moto es una evolución y es estable, quizá no son necesarios tantos cambios que impliquen pruebas, pero si la moto está en desarrollo porque el proyecto es nuevo o por tener problemas de concepto, ese mantra les puede llevar a un calvario como el que han vivido Honda, Suzuki y Yamaha por un error de diseño en el motor al estar éstos sellados. Parece que, cada vez más, el trabajo de probador va a dispararse en bolsa.

La cuestión es que a finales de Agosto habrá test en el nuevo circuito, y la preocupación está en que Michelin pueda recabar información suficiente para hacer un neumático que pueda trabajar en las condiciones de temperatura que se encontrarán en esas latitudes, aunque sea verano.

Las expectativas del GP de Sachsenring

Una de las noticias del Gran Premio es la situación de Cal Crutchlow, que parece que tiene una lesión en su tibia y alcanza también al ligamento cruzado. Esto pone en elevado riesgo que pueda participar en la carrera de este fin de semana, a pesar de que saldrá en la FP1 para probarse y tratar de competir. En caso de no poder hacerlo, esto dejaría a dos de los tres pilotos oficiales de HRC en el dique seco, ya que hay que sumar la ausencia de Jorge Lorenzo por la caída a alta velocidad en Assen.

Foto: Gemma García

Por su parte, Marc Márquez reconoció que a pesar de que el circuito le encanta, no se debe dar nada por hecho, y para ello recuerda Austin. También tenía allí un currículo espectacular, pero una caída le dejó sin poder renovar la victoria, algo que dice que hay que haber aprendido para situaciones como la que tiene que enfrentar este fin de semana. No dejó de decir que su nivel en Sachsenring lo marcarán sus rivales, y que sólo entonces podrá saber qué posibilidades tiene.

Quienes también esperan repetir prestaciones, que no resultados, son los pilotos de Suzuki. Por lo menos es lo que se desprende de las palabras de Joan Mir, que recalcaba que la falta de resultados de la marca en este circuito en los pasados años, no tiene por qué seguir siendo así, ya que la moto es equilibrada y “competitiva en la mayoría de circuitos”, y tras la entrevista mantenida con el jefe técnico de Álex Rins, esperan mejores resultados ya que dicen tener la velocidad. En Suzuki cuentan con mantener mejor que los rivales los neumáticos y explotar las bondades de su chasis en un circuito sin apenas “frenadas reales”, como Assen.

También Danilo Petrucci apunta a Ducati como una moto que debe optar al podio. Siempre nombrando a Andrea Dovizioso, repetía sin descanso que deben trabajar para volver a estar en las posiciones delanteras, y que deben marcarse el podio como objetivo. Ahí estuvo Maverick Viñales más ambicioso ya que volvió a apuntar a la victoria, reconociendo que era más difícil aquí, tanto por las características del circuito, como por el nivel de Marc Márquez.

Para Fabio Quartararo, con sonrisa imborrable debido a su campaña, sólo espera encontrarse mejor de su antebrazo. Corrió recién operado en Assen y se llevó un podio, cree que estará cercano al 100% este Gran Premio, y cree que Yamaha se adapta bien a este trazado. Lo mismo dice Franco Morbidelli, quien defiende su temporada a pesar de los resultados. Quizá, apunta el italiano, la clasificación final en algunas carreras no ha sido la que hubiesen deseado, pero que en el equipo son conscientes que tienen la velocidad.

Foto: Gemma García

Una velocidad que le faltó a Valentino Rossi y que no ha podido explicar. Barcelona y Assen, dos de sus circuitos favoritos, no han sido de buenas sensaciones para él, más allá de los ‘ceros’ que ha marcado, ya que tenía los mismos problemas en la moto para esos dos cirucitos, y que parece que antes de irse al suelo en Holanda había conseguido resolver. La respuesta la había encontrado en la modificación del balance de la moto, para después explicar que el camino que pueden estar tomando los otros tres pilotos de Yamaha no le sirven, porque si bien el estilo de Morbidelli es el más similar, no tiene que afrontar los problemas (y a veces ventajas) que significa su altura sobre la moto.

Mañana, cuando salgan los pilotos a pista, empezarán a despejarse las dudas que envuelven a cada uno de ellos.

@LucioLopezGP

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.