La carrera de expectativas de Maverick Viñales en MotoGP

Desde la llegada de Marc Márquez en el año 2013 a la categoría reina del Campeonato del Mundo de MotoGP le ha perseguido un concepto, el de Anti Márquez: un talento que pudiera compararse al del 93 e incluso pudiera llegar a superarle.

Han sido muchos los pilotos que desde su llegada a MotoGP han recibido esa etiqueta y uno de los que más prometía para ser un claro candidato a pelear los títulos contra el todopoderoso Márquez ha sido Maverick Viñales.

Viñales llegaba en 2015 a MotoGP de la mano de un equipo oficial pero recién llegado: Suzuki le dio a este entonces rookie la posibilidad de forjarse en MotoGP como una de las leyendas del motociclismo. Naturalmente el catalán aceptó y comenzó a formar parte de las filas del Suzuki Ecstar, una aventura que le duró solo dos años pero que estuvo plagada de primeras veces. Con la marca nipona Viñales conseguiría su primer podio en MotoGP en el GP de Francia de 2016 y su primera victoria ese mismo año en el GP de Gran Bretaña.

Maverick Viñales estaba cumpliendo expectativas, pues a pesar de no poder meterse en la lucha por el mundial, estaba en Suzuki, una marca que acababa de volver al Campeonato del Mundo de MotoGP y él se enfrentaba a una categoría totalmente nueva.

Tras ese dorado 2016 lleno de primeras veces en MotoGP llegó algo que cualquier piloto querría ver sobre su mesa: un contrato de nada más y nada menos que Yamaha Racing. Viñales iba a ser compañero de equipo del piloto más legendario de la parrilla, Valentino Rossi, en el equipo de la fábrica de los diapasones, ocupando la plaza vacante que Lorenzo había dejado vacante.

Volvió a nacer el concepto de Anti Márquez cuando recién llegado al Yamaha Racing consiguió dos victorias consecutivas, pero no iba a ser todo un camino de rosas para el catalán. Fue precisamente ese 2017, concretamente en la ronda de Assen con la victoria de Valentino Rossi, donde comenzó la sequía de victorias de la marca de los diapasones en MotoGP y los aficionados y periodistas fueron olvidando a Viñales como un Anti Márquez.

Tras un resto de 2017 para olvidar y un comienzo de 2018 terrible, en el que Yamaha no conseguía ganar llegó la hora de volver a sonreír para la marca y fue por culpa de Viñales en el GP de Australia cuando la marca pudo esbozar una sonrisa tras 25 carreras sin subir a lo más alto del podio.

 

Con la llegada de 2019 se ha abierto una nueva oportunidad para Viñales de demostrar que puede pelear contra hombres como Marc Márquez y conseguir ganarles, pero ahora Maverick Viñales tiene al enemigo en casa.

Ya no solo son pilotos como Marc Márquez o Andrea Dovizioso los objetivos a batir del piloto catalán. Este año ha llegado Fabio Quartararo a Yamaha pisando fuerte, concretamente al Petronas Yamaha SRT y ya ha conseguido tres poles y dos podios consecutivos en lo que llevamos de año, suponiendo una gran rivalidad incluso para Márquez.

Maverick Viñales tiene un piloto joven dentro de su marca que cada fin de semana está demostrando tener galones suficientes para estar en la categoría reina de MotoGP y habrá que ver si esto propicia un bonito duelo entre dos de los pilotos etiquetados como el Anti Márquez y hagan volver a soñar de nuevo a Yamaha con un campeonato del mundo de MotoGP.

A pesar de que a día de hoy Yamaha parece encontrarse algo perdida en lo que al desarrollo de la Yamaha YZR-M1 se refiere hay algo que tiene la marca de los diapasones con lo que no puede competir ninguna otra: dos de los talentos más importantes llamados a desbancar a Marc Márquez.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.