Apellidarse Espargaró en MotoGP como sinónimo de pundonor

Una semana más, tras un fin de semana de carreras estoy aquí para reflexionar y hablar de alguno de los aspectos que dejó el mismo. Hoy, más allá de hablar del propio Gran Premio de Aragón, cosa que ha hecho ya de forma sublime mi compañero, vengo a comentar algo que lleva ocurriendo del orden de dos temporadas y que no siempre se ha reconocido como merece.

No es otra cosa que el trabajo que una pareja de hermanos está realizando por desarrollar dos motos de dos marcas casi recién llegadas al Campeonato del Mundo de MotoGP. Estoy hablando de los hermanos Espargaró, que ambos acumulan ya casi tres temporadas de experiencia en Aprilia y KTM.

Los Espargaró y su constancia como fórmula de éxito en MotoGP

Todas las marcas y equipos en un campeonato como el de MotoGP necesitan pilotos volcados con el proyecto para ayudarle a crecer y a mejorar su rendimiento sobre cualquier pista. Sobra decir que Aprilia y KTM, que actualmente son las marcas con menos trayectoria en el Campeonato del Mundo de MotoGP, necesitan figuras que sean capaces de ayudar a desarrollar la montura junto a los pilotos probadores mientras pelean por llevarla cada Gran Premio un pasito más adelante.

Suena muy bonito cuando hablamos de que hay que dar lo mejor de sí mismo para mejorar sobre X moto, lo que no es tan bonito es cuando un piloto tiene que trabajar contra viento y marea, contra marcas con un nivel de desarrollo mucho mayor que el de la suya y una experiencia en el campeonato mucho más larga. De esto bien saben los hermanos Espargaró, que a día de hoy deben de pelear con sus recién llegadas con marcas top como Honda, Yamaha, Suzuki y Ducati.

Vayamos por partes, aunque vengo a hablar de una realidad, que a mis ojos comparten ambos hermanos, no podemos obviar que son marcas distintas y pilotos distintos, y como tal hay que tratarles.

Aleix Espargaró y su incansable esfuerzo sobre la Aprilia

Antes de ponerme a divagar sobre el rendimiento de Aleix a lomos de la Aprilia RS-GP hay que destacar un hito en el último Gran Premio de Aragón: por fin el piloto catalán pudo clasificarse con su Aprilia en el top 5 de la parrilla en los entrenamientos clasificatorios del sábado. El mayor de los hermanos Espargaró realizó el quinto mejor crono y se convirtió en la mejor posición de una Aprilia en la parrilla de salida esta dura temporada, aunque no la mejor de todos los tiempos, pues recordemos que se clasificó como cuarto en el GP de Japón en 2017.

Además, en la carrera del domingo pudimos ver a Aleix luchando por la sexta posición. Finalmente el español acabó la prueba séptimo, que no es el mejor puesto en su historia en la parrilla, habiendo sido sexto en el GP de Aragón de 2017, pero sí ha sido el mejor registro del año para el de Aprilia y eso es motivo de celebración.

Con ese séptimo puesto el mayor de los Espargaró llevó a Aprilia a ser la cuarta mejor marca en la carrera de Aragón, por delante de KTM y de Suzuki, lo cual es una razón para sonreír para la estructura, pues se trata del mejor resultado de 2019 para la marca italiana.

A Aleix le queda, al menos, una temporada más a lomos de su Aprilia y habrá que ver si es capaz de darles una alegría tal como la de subir al podio, hito que ya han conseguido todas las marcas que actualmente tenemos en la parrilla de la categoría de MotoGP, a excepción de Aprilia.

A día de hoy el piloto español es uno de los grandes tesoros de la marca italiana, siendo el piloto que mejores resultados está dando a la estructura. Espargaró ha finalizado mejor que su compañero de equipo todas las carreras que han logrado acabar ambos, a excepción de dos: en los Grandes Premios de los Países Bajos y de la República Checa.

Es de halagar el esfuerzo del piloto catalán, a quien se puede ver día a día por carreteras andorranas preparándose físicamente sobre su bicicleta o darlo todo en los test que realiza Aprilia para conseguir avanzar y estar cada vez más cerca de la cabeza de carrera. El hecho de que a duras penas en la firma italiana lleguen a la quinta posición de parrilla y no estén en condiciones de competir, normalmente, con casi ninguna marca no ensombrece el excelente trabajo que Aleix está realizando y del que en ocasiones como el Gran Premio de Aragón se ven los frutos.

Pol Espargaró: del cielo al infierno en una semana

En la otra cara de la moneda está el otro Espargaró, Pol, que ha vivido este fin de semana un Gran Premio de Aragón para olvidar tras haber cosechado en San Marino uno de sus mayores éxitos a lomos de su KTM RC16.

El pequeño de los Espargaró llegaba a Aragón con el buen sabor de boca de haber clasificado el sábado del Gran Premio de San Marino, nada más y nada menos que una meritoria segunda posición. El piloto catalán realizó en Misano un crono de 1’32.560 que solamente pudo superar Maverick Viñales y escribió su nombre en la historia, siendo la primera vez que una KTM se clasifica tan adelante en MotoGP. La carrera, sin embargo, no fue tan fructífera, pero logró meterse en el top 10 al finalizar séptimo y llevó a KTM a ser la cuarta mejor firma de ese Gran Premio, por delante de Suzuki y Aprilia.

Por más que lo veamos una y otra vez, es increíble como la “suerte” de un piloto puede cambiar en tan solo unos segundos. De repente, una mala caída y adiós una carrera, un fin de semana o quizás más. Es lo que le ocurrió el pasado sábado en Aragón a Pol, que se fue al suelo durante la FP4 del sábado y sufrió una fractura del radio distal, que le obligó a pasar por el quirófano y perderse el resto del GP de casa.

A pesar de ese contratiempo, no podemos dejar pasar el excelente trabajo que ha realizado Espargaró desde que llegara a la marca austriaca en 2017. Desde entonces, ha sido el catalán el que ha dado las dos mayores alegrías a KTM: en primer lugar el meritorio podio conseguido en el GP de Valencia al final de la pasada temporada, donde la lluvia fue protagonista y la presencia de una KTM en la segunda posición de salida de un Gran Premio, conseguida en el GP de San Marino.

Lo que ninguna caída, ni ningún cero puede emborronar es el trabajo y la constancia, que tanto Pol como Aleix están demostrando en dos marcas, Aprilia y KTM, que a día de hoy están un peldaño por debajo de las demás. Los Espargaró han dejado muy claro que a pesar de que sus monturas no sean favoritas a meterse en el podio carrera tras carrera ni a pelear por la gloria, el pundonor de los pilotos de esta marca no tienen nada, pero nada, que envidiar a los favoritos a la victoria.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.