Entrevista a Paco Sánchez (2)

Entrevista a Paco Sánchez (2)

Paco recibió a MotorLuNews en su oficina de Andorra. Allí hablamos de motos, de carreras, de las carreras deportivas de los pilotos y del mundo del management y muchas cosas que no salen habitualmente en los medios. Paco habla desde la experiencia después de 29 años dedicado a la materia. Su mirada va mucho más allá de su actividad. No solo le interesa la representación de los pilotos, sino que es un amante del motociclismo que ha dedicado su vida a este deporte.

En la primera parte de esta entrevista hablamos sobre su piloto estrella, Maverick Viñales, que después de dominar la pretemporada se ha colocado como uno de los candidatos a la corona de MotoGP. Pero el background de Paco con este deporte se remonta mucho más allá y en esta segunda parte de la entrevista nos brinda una visión mucho más global del Campeonato Mundial de Motociclismo.

¿Cómo comenzaste en el mundo del management?

Empecé en el management en el 88, con Jordi Tarrés, que necesitaba un abogado y un asesor. Él aún no era conocido ni había sido campeón. En el 92/93 empezó a correr mi hermano pequeño en el CEV y conocía a sus compañeros de equipo, Oriol Fernández y Gregorio Lavilla, que estaban solos y me convertí en mánager de ellos dos. A partir del 95 me asocié con otros dos socios que estaban también en este mundillo y que tenían capacidades para hacer cosas buenas, montamos un equipo y al año siguiente cogimos Seat Sport, Movistar y Repsol, un equipo en el Dakar con Nani Roma y luego se añadió Marc Coma, Mitsubishi con Peterhansel, García Vico en Motocross, Adam Raga… Aquellos años fueron años muy buenos con Pere Riba y Gregorio Lavilla en Supersport, todo el equipo D’Antín, con Fonsi, Cardoso, Norick Abe, Nakano, David Degea, Sebastián Porto y Toni Elías, y muchos más. En motocross a Vico fue subcampeón del mundo, Tarrés ganó 7 veces haciendo cosas que nunca había hecho nadie, porque empezó a coger la moto como si fuera una bici. Cuando consiguió que Beta aligerase la moto y siguiese las indicaciones de Jordi pudo sacar su técnica y su trial de inteligencia. Lo que hace Toni Bou hoy es lo que empezó Jordi.

 

¿Quiénes han sido tus ídolos en el motociclismo?

Mi primer ídolo fue Wayne Rayney, después por su carácter Yamahista muy seguidor de Joan Garriga, y luego Valentino Rossi. Que nos ofrecieron a Valentino para llevarlo, yo llegué a redactar el contrato de Valentino aunque al final no salió. Para mí valentino siempre fue un piloto espectacular, un piloto que iba sobrado con los rivales que tenía en aquel momento. No entrenaba, no lo necesitaba. La superioridad con que ganaba era insultante, y siempre ha tenido el mejor material, le ha pasado como a Marc, siempre ha tenido lo mejor pero además lo ha hecho. Y ahora con 38 años lo sigue haciendo.

Para mí los ídolos no tienen banderas. Yo puedo tener unas simpatías, pero lo que he disfrutado con las carreras de Rayney, Gardner, Schwantz, disfrutaba como un enano. Iba a ver carreras, no a ver ganar a un piloto local.

Hasta ahora los aficionados al motociclismo no hemos sido hooligans. En trial después de las carreras nos íbamos de fiesta con Amós Bilbao, con Marc Colomé, con todos. En Superbike ni te cuento; cada carrera se hacía una fiesta en un hospitality y venían todos los pilotos, todos los mecánicos, después de las carreras tomando cervezas. Había un compañerismo y una relación buenísima, y los aficionados tenían ese mismo sentimiento.

Antes podía haber un aficionado de Rayney, otro a Schwantz y otro a Gardner y los tres estar pasándolo genial porque lo que queríamos era ver espectáculo, y es lo que eran las motos. Es lo que debe seguir siendo, espectáculo, más allá del fanatismo.

Evidentemente estando con Maverick está claro que lo que quiero es que gane Mack, pero quiero ver espectáculo. Hay que ganar el mundial con carreras bonitas, con lucha. En 2012, con Pol, aunque no lo ganamos, me lo pasé espectacular mucho mejor que el año siguiente que sí lo ganó. Disfruté como nunca, porque las carreras eran de no saber lo que iba a pasar hasta la última curva.

 

¿Qué piloto te ha sorprendido más?

El que me ha sorprendido positivamente es Jordi Tarrés. Hablaba muy poco cuando estaba en la competición, aunque a día de hoy seguimos teniendo una relación personal brutal e incluso sigo llevando sus temas personales y eso que nunca firmamos un contrato ni nada, no lo necesitamos. Para mi 50 cumpleaños, que no pudo venir, me grabó un vídeo en su museo con todos los trofeos que es espectacular, y dijo que “todos esos títulos no los habría ganado sin ti”. Que alguien después de todos estos años te reconozca, que te den ese agradecimiento con lo poco que haces, a mí me gratificó muchísimo. Se me puso la piel de gallina.

Otro que me sorprendió fue Sebastián Porto. Un tipo con un lado humano brutal, tampoco con él firmé nunca un contrato y jamás falló en nada. En su retirada dijo que gracias a la colaboración que habíamos tenido juntos había podido lograr todos los éxitos que había logrado y que si no me hubiese conocido, probablemente no hubiera llegado donde llegó.

Que te valoren y reconozcan tu esfuerzo desde la otra punta del mundo, sin haber tenido una relación previa, y que empecé a raíz de una posible demanda ya que firmó un contrato para correr en 500cc, pero que por necesidades de un patrocinador no pudo correr y el contrato se tuvo que suspender. Conseguimos pasar de una situación de amenazas a entender que yo quería ayudarle, pasó a convertirse en el mejor piloto de la historia de Argentina. A nivel humano quizá haya sido el piloto que más me ha demostrado, que más respeto y más agradecimiento me ha demostrado.

 

¿Los pilotos suben de categoría muy rápido hoy en día?

En el pasado había dinero en las tres categorías. Ahora hay muy poco dinero en Moto3, casi nada, algo en Moto2, pero muy poco, y todo se concentra en MotoGP. Esto hace que el objetivo sea llegar a MotoGP.

Si hablamos de lo deportivo, no todos los pilotos sirven para ser campeones del mundo de MotoGP. ¿Quién discute del talento de Ángel Nieto? ¿Quién discute el talento de Dani Pedrosa? Si Dani no deja las categorías pequeñas tendría 10 títulos mundiales, tranquilamente. O Efrén Vázquez, si no hubiese límite de edad en Moto3 hubiese estado ahí toda su carrea, no es un piloto para otra categoría, o Masbou. Gresini, Pons, Cadalora ¡o Biaggi! Son pilotos que ganaron mundiales y que son mitos sin haber tener ningún título en la máxima categoría.

Otro ejemplo es Sufuoglu, que se le conoce por todos los campeonatos de Supersport que ha ganado. Sabe que ni Superbike ni Moto2 es lo suyo y para mí eso es un tío inteligente y que sabe sus capacidades. Está para ganar mundiales, no para rellenar la parrilla.

Hoy no se mira eso. Y depende de los managers, que hay de todo tipo. Un ejemplo reciente es Aki Ajo, las decisiones que tomó con Viñales y con Miller para mí fueron precipitadas. La de Viñales fue bien porque Suzuki hizo un proyecto más serio de lo que yo esperaba, pero si no hoy Viñales podría tener su carrera arruinada. Miller, ya vemos dónde está su carrera, veremos si la logra reflotar o no. ¿Por qué se toman esas decisiones? Porque vas a ganar más dinero, él lo lleva arriba y cobrando un sueldo mucho mayor, y ahí yo creo que el manager se deja llevar más por el dinero que por el resultado deportivo.

En su época Amatriaín o Puig, aunque siempre se quiere ganar dinero, no nos hemos dejado llevar por el dinero. Lo primero era lo deportivo, y nunca son matemáticas.

Miller es un tío con talento pero, para mí, no estaba preparado y le faltaba formación de piloto, no académica, sino educación deportiva, le faltaba preparación. Si hubiese sido un tío trabajador yo hubiese dicho “¿por qué no?”, antes se hacía, antes se llegaba a 500cc sin pasar por 125cc y 250cc. Creo que sólo Kocinski pasó por 250cc, y algún otro, pero todos iban a 500cc. Y el que entraba en 125cc se quedaba toda su vida en esa categoría, y el que entraba a 250cc hacía lo mismo. Y no pasaba nada.

Cada caso es diferente, por ejemplo Joan Mir. Estaba perfectamente preparado para dar el salto a Moto2, de sobra. Después no sé cómo hubiera ido, evidentemente, porque como digo las matemáticas aquí no existen. Pero Joan ya entrena con moto grande, tiene un estilo agresivo, trabajador, metódico, es muy grande, entonces ¿por qué no ir a Moto2? Yo llego a tener una oferta del Marc VDS, por ejemplo, y le digo que salte a Moto2. No cambia nada, si eres bueno vas a ir rápido. Si eres bueno pensando en MotoGP, vas a ir rápido en cuatro días.

Márquez, llegó la primera carrera y estaba ahí, Viñales, llegó la primera carrera y estaba ahí, Rins, llegó la primera carrera y estaba ahí, Iannone. Casi todos han llegado y han ido rápido enseguida, no han necesitado dos años. Pol le costó unos meses, un poco más, pero a la que le cogió el truco a mitad de temporada nadie le bajó del podio. Pero subir a un chaval que no está preparado, que no analizas si está preparado para cambiar de categoría y lo subes sólo por dinero, es un error. Ese experimento te va a salir mal en el 95% de los casos.

 

¿Cómo ves a Tito Rabat en MotoGP?

Tito es un caso un poco especial, pero es un piloto con talento. Antes de empezar a trabajar con un piloto primero analizo si creo que tiene talento necesario o no, si no lo tiene ya no empiezo a trabajar con él porque no tiene sentido, porque al final será fracaso seguro. Para él y para mí, y yo no puedo engañar a nadie.

Seguramente Tito no tiene el talento que tienen Marc Márquez, Valentino Rossi o Maverick Viñales. Hay pilotos excepcionales y que están tocados por una varita, pero de esos nace uno cada diez o veinte años. Ahora pueden haber nacido dos en la misma década, pero normalmente no se solapan. Cuando yo vi a Tito y me propuso trabajar con él yo había visto lo que había hecho en el equipo Avintia (125cc), que entonces era Queroseno, también había visto cuál era su método de trabajo, y había visto su actitud.

Sabía que no tenía método de trabajo, que su actitud sobre la posibilidad de ser campeón no era la adecuada pero tenía una constancia brutal y me pregunté ¿Cómo puede ser que en un equipo que no era el mejor equipo del mundial, cómo haya hecho dos o tres podios con su estatura y comiendo tan mal? Y en Moto2 hizo otro podio en Indianápolis junto con Pol Espargaró. Pensé que si corregía cosas de sus hábitos iba a poder convertir esos hechos puntuales en hechos normales con facilidad. Le ordenamos la alimentación, cuando le conocí medía 1,80 y pesaba 55 kg. No podía mover la moto, no era capaz de correr 100 metros. Le pusimos un nutricionista, un preparador físico, y sumado a que puede estar dando vueltas desde las siete de la mañana puedes conseguir que le desaparezcan las pájaras. Estando bien no puede dar sólo una vuelta rápida, puede dar veinte y cuando entiende esto la calidad del entreno se dispara y le da seguridad. Eso le dio confianza y se convenció de que podía hacerlo en el circuito, y llegó y lo hizo. El primer año que trabajamos juntos quedó tercero, llegando hasta Japón con posibilidades de ser campeón, y el siguiente fue campeón del mundo.

En el momento que Tito cambió de management me afectó. Cuando coges a alguien que nadie cree en él y le ayudas a ser campeón, luego afecta. ¡Ojo! Que es él quien ha ganado el título, yo no hice nada más que ordenarle cosas, rodearlo de un equipo de gente que ayudan a un deportista a solucionar facetas que un piloto debe tener solucionadas. Pero cuando te deja, claro que afecta.

 

Otro con quien no continuaste fue Pol Espargaró

Pol Espargaró tiene un talento brutal. Le he visto luchar con Marc Márquez de tú a tú, la diferencia entre Pol y Marc en aquella época es que Marc vivía exclusivamente para las motos, su único objetivo era ser campeón del mundo. Vive para la moto y deja todo por conseguir su objetivo, y Pol en aquel momento no era su máximo objetivo y no tenía la concentración para tener la dedicación absoluta en ser campeón. Siempre le ha gustado mantener su vida privada, que es razonable, pero ser el mejor exige un sacrifico.

Ahora mismo. Con el cambio de Yamaha y la llegada a KTM le veo la mejor actitud que le he visto nunca. Creo que ha sido una lección y para él una apuesta importante poder hacerlo bien con una moto con la que, por primera vez, se va a sentir apoyado por una fábrica. Pol se desilusionó mucho cuando no pasó al equipo de fábrica, pero en Yamaha teníamos un tapón que eran dos tíos… uno Jorge Lorenzo ¿qué decir de él? y Valentino, más de los mismo.

Cuando fichamos por el equipo satélite era porque la lógica indicaba que Rossi se retiraba, porque habíamos tenido ofertas de Ducati fábrica, Aprilia Fábrica y Suzuki Fábrica. Pero este tío ha hecho un pacto con el diablo y año tras año se reinventa y es subcampeón del mundo, ¿cómo voy a desbancar yo a este tío? Valentino estará ahí mientras quiera. Y Jorge porque se ha ido él, sino tampoco lo hubiesen echado de Yamaha. Cinco mundiales, uno de los mejores del campeonato… era imposible entrar en el equipo oficial. Y por más que se diga, las motos del equipo satélite no son exactamente iguales. Pero la diferencia más importante es que en el equipo de fábrica tienes a 12 o 15 ingenieros trabajando para ti, mientras que en el satélite sólo tienes uno. Por lógica eso ralentiza la búsqueda de soluciones.

En MotoGP no se para nunca de trabajar, por lo que las mejoras que llegan al equipo oficial hacen que aún haya más diferencia con el paso de la temporada. Es imposible luchar en inferioridad. Cuando en Suzuka Pol tuvo a una fábrica detrás, consiguió ser incluso más rápido que Stoner, que no pudo con él.

 

¿Cómo ves a los rivales de Viñales?

A Lorenzo, en algunos circuitos, si no le dejas imponer su ritmo le estás poniendo en problemas. Cuando lo tiene todo claro pasa 20 veces por la misma línea.

Marc hace cada pasada por un sitio diferente, unas derrapando y otras salvando una caída con el codo pero va igual de rápido, y Valentino es un zorro que no arriesga el 100%. Vale sólo te intentará pasar en la última vuelta en dos sitios, a Marc tienes que ganarle en la última curva porque arriesga el 110% y siempre que tenga una curva donde te pueda pasar, te va a intentar pasar.

Además, cada vez es más difícil que Vale entre en esa lucha con tíos de 21 o 22 años, que no tienen tanta conciencia del daño que se pueden hacer como un tío con 38. Es brutal hacer lo que está haciendo con esa edad. Eso demuestra su pasión por las motos, porque no lo hace por dinero.

 

¿Y Pedrosa?

Dani probablemente es el mejor a nivel técnico. Sabe lo que hay que hacer en cada momento y comete muy pocos errores, pero el hándicap es su cuerpo. Fue una ventaja en las otras categorías, pero ahora es un problema. Mover una MotoGP a él le cuesta el doble que a cualquier otro, él sufre para moverlas. Siempre ha estado en el mejor equipo del mundial y al final todos sus compañeros han acabado siendo campeones del mundo y él no.

¿Qué le falta? No son ganas, no es talento, no es trabajo. Tiene un hándicap físico que no se puede solucionar. Tendría que ser un año raro ya para ver a Dani campeón del mundo. Él lo ha dado todo, más ya no hay. Además de que ha sido un piloto muy castigado por las lesiones. Pero que le quiten todo lo bailado, tiene una carrera que cualquier piloto soñaría con tener.

 

¿Cómo se gestiona la carrera de un chaval que apenas es un adolescente?

He tenido muchos problemas con padres por esos temas con esto, sobre todo en los tiempos recientes. Quizá porque llegan muy jóvenes. En los primeros años había muchos padres que ni los conocía. Piensan que hay dinero y no hay tanto, antes, en los 90, había más. Yo creo que es un motivo de que los chavales llegan cada vez más jóvenes porque empiezan a entrenar más jóvenes porque los padres se creen que allí hay dinero, y se equivocan. Hay cuatro que se reparten mucho, pero el resto es miseria. En muchos casos no hay dinero, o hay que pagar, pero muchos padres están engañados, entre comillas, por el eco que dan esos cuatro grandes.

Este es un deporte en que hay que poner mucho dinero antes de llegar: hacer un campeonato de pocket bikes 20.000€, el CEV 200.000€, y hasta que llegas ahí arriba te has gastado una fortuna. Invierten sus ahorros, se hipotecan, se meten hasta las cejas para apoyar al hijo pensando que algún día será millonario y que se lo devolverá o incluso le dará trabajo. Eso sólo le pasa a cuatro entre millones.

Graziano y Davide Bulega hacen lo mismo que el padre de Joan Mir, que se compra una entrada y se pasa el sábado por la tarde para saludar a su hijo y se va a cenar mientras Joan se va con el equipo. El padre de un bombero no va al parque de bomberos, ¿verdad? Al chaval hay que darle apoyo desde donde toca. Si yo tuviese un hijo que se metiese en esto sólo haría lo que hago ahora por los otros pilotos, no se me ocurriría entrar a un box a hacerle de telemétrico, o de jefe de mecánicos. No es mi trabajo, y aunque pueda ver errores yo no soy nadie para decirlo, no estoy preparado. Ahora los padres quieren el protagonismo. Creen que saben más que todos, porque los que estamos aquí estamos sólo por intereses.

 

Parece lógico que los padres quieran proteger a sus hijos donde hay tanto en juego

Yo pido que miren el histórico. En todas partes hay buitres. Pero has de ser capaz de analizar y buscar referencias. Mirar si los pilotos con los que está trabajando llevan muchos años con él, si han conseguido ser campeones. O si, por el contrario, ha llevado a pilotos talentosos que los ha perdido al cabo de un año, y que todos hablen mal de él te ha de hacer pensar que coger a este tipo puede ser arriesgado. En muchos momentos me siento cuestionado, y es muy incómodo, porque la confianza requiere tiempo. Yo te puedo decir que soy muy honrado, que soy muy bueno, esto y lo otro, te puedo vender lo que te quiera vender, pero al final serán los hechos los que dirán si eso era verdad o no era verdad. Para que esos hechos se den, necesitas tiempo.

 

¿Qué te diferencia de otros mánagers del mundial?

Tengo una máxima: nunca me he dejado contratar por ningún equipo o por otro manager para ir contra un piloto, aunque tuvieran razón. Tengo una ética de que con el piloto yo no me meto. Si hay que denunciar a un piloto que lo haga otro, yo no me voy a meter.

Pero cuando un piloto tiene problemas sí. Me he enfrentado con Cardoso a Flamini, y he ganado, a quien haga falta, a la FIM, a quien sea por defender a un piloto. Pero jamás he ido contra un piloto. Sin embargo aquí hay gente que sólo ve el dinero, pero eso funciona a corto plazo, eso se te gira. La gente se da cuenta y dice “¿Cómo puede ser que yo no supiera que no tenía este contrato?”, hasta este punto.

Hay managers que firman ellos los contratos con los sponsors y luego pagan al piloto. Yo no, firma el piloto, cobra el piloto y luego cobro yo la comisión. Tampoco nunca he querido tener un poder de un piloto para tener firma en la cuenta del banco. El año que viene serán 30 años en este mundillo. He llegado hasta aquí con la honestidad por bandera y ya no voy a cambiar. Puedo dormir tranquilo.

 

Puedes leer la 1ª parte aquí

@MotorluNews

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.