Aprilia, por fin, se toma en serio MotoGP

Tras una pausa de su presencia en el campeonato de MotoGP, Aprilia anunciaba que volvería en 2016 al juego. Aunque por lo visto hasta ahora, más bien se han puesto en juego, a ellos y a su reputación.

Ese anuncio llegó de la mano del director del proyecto deportivo, Romano Albesiano, que se hizo con la posición tras el estruendoso movimiento de Ducati al fichar al histórico de Noale, Luigi Dall’Igna.

La primera sorpresa fue que, contrariamente a lo que se había publicado hasta entonces sobre el año del regreso, que debía ser 2016, el Grupo Piaggio adelantó una temporada y entró de nuevo en la parrilla en 2015, a pesar de no tener el proyecto con una base sólida.

Uno de los ejemplos más claros era el cigüeñal, que era el que montaba el motor de las motos de Superbike, lo que condicionó todo el diseño del motor. Ese déficit en el propulsor provocó, por necesidad, un retraso en la evolución del resto de partes de la moto. De la misma manera que un piloto rápido es capaz de llevar al límite su moto y comprometerla para saber cuáles son los componentes a mejorar, se complica si el motor no es capaz de ofrecer un rendimiento suficientemente exigente con partes como el basculante, las suspensiones, el chasis y, por supuesto la electrónica. Además está el equilibrio en la frenada, la flexión del chasis en la deceleración, el paso por curva y muchas más áreas que un motor que no tiene un gran rendimiento puede esconder.

Melandri, Bautista, Bradl, Lowes, y también Redding, se tuvieron que pelear con la moto, siendo en alguna ocasión señalados por la marca como el problema del rendimiento. Aleix Espargaró ha sido el único hombre a bordo de esa moto que no se ha ganado una ‘reprimenda’ de la marca.

De hecho parece que haya sido el propio Aleix quien ha podido ejercer algún tipo de presión y cuestionar la capacidad técnica de su máquina, y que eso haya podido influir que se estén llevando a cabo unos cambios organizativos muy serios.

Hasta ahora todo recaía en la persona de Romano Albesiano, tanto a nivel de gestión, liderazgo técnico y team manager. Obviamente eso es mucho para cualquier persona, y una penalización para cualquier proyecto, hasta el punto en que ha parecido que a Aprilia no le interesaba nada más que aparecer en la imagen de parilla.

Albesiano se va a liberar de una de las partes de gestión, que le quitan tiempo para la parte técnica y deportiva, con la llegada de Massimo Rivola como nuevo CEO, que pasó por Ferrari y de ahí la foto de portada. Pero no son sólo esos los cambios que van a mejorar la atención sobre la parte técnica, sino que se estructura también el box se ve mejorada.

La incorporación de Antonio Jiménez y Fabrizio Cecchini darán a Aleix Espargaró y Andrea Iannone un experto punto de vista, planteamiento y método de trabajo en el box. Lógicamente la incorporación de Andrea Iannone es algo que debería sumar, si nos ceñimos al talento y la capacidad de ir deprisa del piloto italiano, pero también es cierto que tiene una gran capacidad de ser bastante auto destructivo y de desconectar con facilidad cuando el proyecto no funciona. Algo que demostró ya en Suzuki.

Pero el cambio más significativo que muestra la fábrica de Noale, a mi entender,  no es otro que su test team. En uno de sus artículos explicaba Manuel Pecino que el secreto de la mejora de Ducati se debía al trabajo en la sombra de su Test Team, y así parece haberlo entendido la mayoría de la parrilla, por lo que vemos a Dani Pedrosa y Mika Kallio en el equipo de pruebas de KTM, o a Stefan Bradl en HRC y la llegada de Jonas Folger a Yamaha. En el caso de Aprilia ha sido Bradley Smith, un hombre que, si bien no ha sido capaz de lograr grandes resultados, es conocido por su capacidad de transmitir todo aquello que le pasa a la moto.

También el test team sube un peldaño, y estará a cargo de Massimo Caprara, que había estado junto a Aleix Espargaró y anteriormente en el Sky Racing Team, en categorías más pequeñas. Ese es el punto donde va a iniciarse la mejora de Aprilia, en el equipo de Caprara y en las manos de Bradley Smith, un piloto con la velocidad suficiente para probar seriamente las evoluciones de la moto.

Así pues, con esta importante reestructuración que les lleva a un modelo más profesionalizado de entender las carreras, podemos contar con una Aprilia que muestre síntomas de evolución hacia el final de la primera mitad de la temporada.

Teniendo en cuenta que disponen de libertad total de test, y evolución libre del motor, si realmente el Grupo Piaggio lleva a cabo una inyección económica acorde con los objetivos, Bradley Smith será uno de los pilotos que acumule más kilómetros en esta temporada.

Ojalá que por el bien de Aleix Espargaró y Andrea Iannone y, sobre todo, del aficionado, la marca sea capaz de cumplir con lo que parece que, ahora sí, se plantea: volver por fin a MotoGP.

@LucioLopezGP

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.